miércoles, 25 de diciembre de 2013

Feliz Navidad


Hay millones de personas que creen que hace exactamente dos mil trece años nació un niño en lo que hoy sería una chabola.

El futuro le deparaba a ese chiquillo una vida ajetreada.

A unos le llaman orejón, negro, cabeza, abejorro, en el colegio... a este le pusieron "hijo de Dios". Y pa empezar le visitaron tres Reyes que se recorrieron medio mundo en camello y en aquella no había farmacias en cada esquina con crema para las almorranas.

El chiquillo se hizo hombre y en una época hippie se fue al desierto a meditar, a encontrarse y tal. Dicen que se tiró cuarenta días. Se quedó muy canijo.

La lío en plan yéndose a los templos y liándola parda. Entonces no había antidisturbios, pero las porras eran las mismas. No se quedó callado.

Dicen que hizo milagros, pero yo más bien pienso que era un genio de la logística y que sabía dar buenas fiestas.

Se buscó un equipo de trabajo y con un marketing muy rudimentario fue propagando lo que bautizó como "su palabra",  intentando que la gente pensara de otra manera, repitiendo mucho la palabra amor.

Luego murió. Y bueno, supongo que más o menos todo el mundo se hace una idea de toda la parafernalia, cada año la Semana Santa trata de que no lo olvidemos.

Millones creen en eso.

Y creas en él o no, hoy más o menos todos celebramos su natalicio. Nos juntamos, nos acordamos de los nuestros. Es un tiempo para abrazar, para quererse, para recordar. Por eso en muchas familias la Navidad duele, cuando de repente falta un ser querido. Algunos tratan de que les sea indiferente.

Pero es, sin duda alguna, una época diferente regido por otras reglas.

A mi cada año me gusta más.

Y me da que irá a peor.

Todo empezó con ese niño al que millones creen que lo cambió todo, aunque me temo, por desgracia, que muchos todavía no le han pillado.

Ojalá algún día lo hagan.

¡¡¡Brindo por todos y feliz navidad!!!

2 comentarios:

jplaza3 dijo...

Brindo por ello!!

Federico Kaufmann dijo...

Por los nacimientos que hacen al mundo mejor!