domingo, 28 de diciembre de 2008

Deseos.

Monté este video con imágenes Londinenses con la canción “For Today I Am a Boy” de Antony and the Johnsons. (no me digáis que lo de "monté" no queda cool)

Y como ando con el inglés a cuestas me dije… uy voy a traducirla. Y resulta que la letrita va de un chaval que de mayor desea ser mujer. Se siente mujer. 

Vamos, que va sobre el deseo. 
Así que se me ocurrió esto. 

Va para todos los que deseen algo. 


Para Presen (mi abuela) que desea que todos sus nietos tengan tres kilos (o seis) de más. Para Diego (cuñado) que desea vivir de su música (ya es músico). Para mi hermana que desea estudiar, ser actriz, cambiar el mundo, ver más a su hermano, a sus padres, es un torrentillo de deseos… y suele conseguirlo. Para Toño (mi tio) que desea una Mathias Dammann. Para Serena (mi tita italiana) que desea vivir de escribir –en un sitio cálido-. Para Silvia que desea una revolución energética y que los Héroes vuelvan para siempre. Para Tetsuo Dan que desea ser director de cine –o cualquier cosa dentro del cine puestos ya-.Para el Cabezón, Negro, Borrego y Coco que desean que el Betis gane alguna liga –ya la Champions iba a ser mucho desear-. Además de una moto gigante, que se desquemase la biblioteca –archivo- de Alejandría, un sello musical grotesco internacional pero que diera muchos lerus y un premio nobel de poesía o quizás todo lo contrario, ser un poeta maldito… (respectivamente). Para David que desea muchas cosas entre ellas un ático en Manhattan. Para la China, creo que desea una boda (y dormir). Para Irene que desea estar en muchos sitios, hablando muchos idiomas. A Alba que desea que su papi le arregle la sillita que le regaló el tito Álvaro. A Olga (la madre) que desea que el papi arregle la sillita que le regaló a su hija el tito Álvaro. Para Chusmina (mi segunda mamá) que desea que se cumplan los deseos de los demás. Para Rafa (hijo) que desea cambiar el mundo empezando por derogar Bolonia. Para Rafa (padre) que desea que el Sevilla gane la liga –qué se le va a hacer, como dijo el torero, hay gente pa tó-. Para Guille, Fran y Víctor, también palanganas, deseo funesto, pero deseo y hay que respetarlo. Para Xavi (flatmate) que desea tener trabajo en Londres. Para Bea y Chandra (flatmates) que desean un trabajo menos fucking. Para David (flatmate too) que desea días con cerveza, queso y chocolate. Su santa trinidad. Para Carla (argentina) que seguro que desea algo lindo y por supuesto que se reconozca la calidad culinaria los bocadillos de aceitunas. Para Marta que desea exponer sus fotos en la Tate Modern o en el Moma –bueno éste deseo es más bien mío-. Para Dani que desea aprender finés y siempre volver a ver a Pearl Jam (o es Deux?). Para Isi (mi primo) que desea viajar y vivir rodeado de cariocas. Para Manuela que desea que mi primo Isi cocine. Para Sergio (mi primo) que desea pasarse el último videojuego. Para Elías (mi primo) que desea construir aviones y de paso encontrar agujeros negros. Para Cristina (mi prima) que desea deseos para sus perros. Para Diego (mi primo-cuñado) que desea inventar el cocktel perfecto. Para el Jir que desea siempre la libertad. Para Coque que desea tener menos cabeza –eso va a estar jodido-; bueno, también desea una velada literaria con Javier Marías –sí, eso es más mundano-. Para María que desearía más poesía en el mundo. Para Wendy que desea dejar de poner cafés en los Apalaches. Para Dani (Celia) que desearía que la fotografía digital desapareciera. Para Ángela (es abogada, los abogados no desean, pleitean por ellos).Para las niñatas, todas, que desean ser siempre amigas. Para los albondis que lo desean to. Para mis padres que desean lo mejor para sus hijos… y para sus colegios. Para el Sombra (el perro de mi hermana) que desea siempre más paseos, más comida, más cariño –es un pesao que se te mete dentro-. Para la Socia… que desea perderse entre dunas. Para Fico (mi tito) que desea ponerse cachas (a su edad). Para Marilina (mi tita) y su eterno deseo de casa nueva. Para Mamen que desea un monopolio de venta de –bellísima- bisutería por internet. A Martín que desea sombrero y látigo. Para Felipe (mi tito) que desea que el Barça gane siempre al Madrid –volvemos a lo del Torero-. Para MªCarmen (mi tita) que desea un nuevo paseo por Oxford Circus. Para Jorge (Sanabria) que desea también lo del Betis. Para Aroa (su mujer) que desea chinchar a todas horas. Para Amaya (su hija) que desea hacer travesuras y ya deseará lo del Betis (pa eso los de arriba son sus padres) Para May y Manuel (Perú 5) que desean un mundo más sensato. Para Carmen (Perú 5) que desea la alfombra roja y a un tipo al que llaman Oscar (May y Manuel tb desean esto pa ellos, pa Carmen y pa mí). Para Gema que desea cumplir los 30 en Londres. A Marcel que desea unos patines nuevos por Reyes y ya puestos tirarse de un barranco. Para Marta y Jorge… qué van a desear si acaban de ser padres (dormir un poco más, fijo). Para Javi (su hijo) que ahora mismo sólo desea teta, teta, teta. Para Cecilia que desea que alguna de sus niñas baile en el Carnegie Hall. Para Laura Pérez que desea lo que le llevo. Para la gente del Submarino Amarillo, que todos desean la caseta de sus deseos, valga la redundancia. Para el Correa que desea muchas, pero que muchas cosas. A Cristian (Muga) que desea encontrar piso (ojalá). Para Chema que desea convertirse en Vampiro. A Merchi que desea un mundo más justo y que los pájaros piasen menos. Para Jorge Ruiz que desea forrarse con el dominio Girilandia. Para er Paco… ¿¿¿¿???? Desea ser presidente? Para el Borre que pone el mayor deseo en que yo aprenda inglés. A Andrés que desea que a los Scores se les de la importancia que tienen. Para Laura que desearía clavar agujas a muchos de esos payasos que nos gobiernas a ver si así entraban en razón. A Javi que desea ver al Sevilla campeón con una Cruzcampo 20cl bien fría en la mano (pertenece claro está al grupo de los del torero). Pa Raúl que desea irse pa Júpiter. Pa Andrés que está en esa edad en la que se desea todo. Para Yurema que desea maquillar a Hugh Jackman. Para Sara que desea no sé que de los bilingües y monolingües. Para Cristina que desea que a la gente le dé por asegurarlo to. Para Javi Venegas que desea los 100 metros brazas en London 2012. A Luli que desea lo mejor pa su exnovio (jajaja). Para el Napo que desea –además de lo del Betis- ganar alguna vez al Paddel a Jorge. A Esther que desea que su marido gane ya de una vez a Jorge al Paddel. A Rafa –su hijo- que desea que su padre gane al Paddel a Jorge (familia unida). Para Raquel Vargas que desea que yo escriba otra vez –puf- y sobre todo un poco más de amor en el world. Para Juani que desea también lo del Betis, ¡esto es una plaga! A Chili Palmer, que como mi tío, desea una Mathias Dammann. Para David Muñoz que desea que la Pepsi consiga el monopolio mundial, y en los malos días que la Coca-Cola quiebre. A Fran que desea que los cuchillos jamoneros corten menos. Para Pilar que desea aprender inglés y quizás montar un club de fans (o ese era yo). Para Almu que desea ser una Master Of Wine y no caer de nuevo en más pocilgas londinenses. Para el Adri que desea trabajar menos y cobrar más (ese es común a muchos de la lista creo yo). Para el Choli que desea ser el mejor tito de todos los titos. Para el Furi que desea que lo asciendan a Coronel (son muchos años de capitán). A Gustavo que desea que el pulso gane la partida. Para Aurora que desea que Comados sea un referente mundial (con Marta, este sí es deseo suyo). Para Mercedes que desea integrarnos. Para James que desea que internet nos funcione. Para Jacopo que desea que el inglés no se le atragante. Para Antonio Puyana que desea que el Betis gane una liga y un poco más de sentido común en el mundo –y en la economía- (por cierto ¿cuántos béticos hay ya?). Para Diego que desea aprobar ya las oposiciones. A Mari Ángeles que desea un destino más cercano. A Paco y Julia que supongo desean también ese destino más cercano. Para Olga que desea conocer el mundo. Para Nadia y Meli que desean actuar, actuar, actuar. A Oscar (el danés) que desea  que su música impere por el mundo. A Tere (Xuca) que desea que se cumpla lo de la leche solar. Para Patri que desea volver siempre a Ibiza. Para Cecilia que desea que no me equivoque más. Al Búho que desea cantar de nuevo en un grupo -este también es deseo mío-. A Mon que desea quedarse en Girona. A Rubén (Muga) que desearía entrenar al Real Madrid. Para el Pirri que desea irse con los Canguros. Para Yashir que desea volver a Sevilla a ver a Madonna y que la indiquen mejor un sitio dónde comer desde Lanzarote. 

Y por supuesto para mi brother Londinense (no sé por qué en Londres todo el que nos conoce nos pregunta si somos hermanos). Vamos el tipo que me aguanta, apoya, ayuda, corrige, traduce, etc (pero sin mariconeos eh…)

Para Mariano que desea al deseo, o devorarlo. 

Fijo que se me olvidan demasiados, pero bueno, lo hice por lista de correos, así que el que no estuviera en la lista… 

Por supuesto todos los deseos enunciados son interpretaciones… así que… puedo errar en alguno. I´m Sorry por adelantado. 

Pero se resuelve fácil (para con los que me equivoco y para con los que no están)
En definitiva.

Todos deseamos ser felices. 

Y que joio está eso. 

Pero hay que intentarlo. 

Como me dijo un gran amigo de los buenos: pasito a pasito. 

(mira que me pongo ñoño en navidades)
Gracias a dios la noñez es transitoria –espero-

Pd: Yo no he puesto mis deseos, porque como me conozco, tendría como pa siete páginas…y no es de recibo. Pero bueno… ya que estamos… el viajecito a Vladivostok no sería un mal deseo. 


viernes, 26 de diciembre de 2008

Si ella puede, yo puedo.

Presen.

Mi abuela.

Creo que la mujer con más arrestos que conozco.

Si vengo un kilo más canijo se presenta en Gran Bretaña y ya puede venir Nelson resucitado que arde Albión.  

Yo y los aviones, guasa asegurada.




Lo mio con los aviones.

Bien la cosa está de vudú más o menos, de maldición de santera de Magadascar con pócima de pelos púbicos de cangrejo.

Cuando decidí ir a Londres decidí también automáticamente darme un garbeo por Valladolid para ver a la familia. Y es que yo soy de… Valladolid (aunque un trocito de mi corazón pertenece a Vladivostock y una gran parte a Alcalá of course)

Totá, que con cinco días en Londres y por la cuestión ahorrativa pillé los vuelos con tiempo. No cometí la estupidez de volar el día 25 (estupidez que encajaría conmigo a la perfección por otra parte), pero sí la de volar el 26.

Resulta que en Albión además de ser San Esteban, santo que por akí debe caer mu bien, es el Boxing Day. El día en el que tradicionalmente el servicio británico tenía su día libre en navidades. Los días importantes, como no, estaban reservados para atender y mimar a los señoritos. Es el día en que descansa Anthony Hopkins para que nos entendamos, el día que descansaba mientras interpretaba a ese estirado mayordomo en ese pestiñón de película que es “Lo que queda del día”. Es también el día en el que se hacían regalos entre ellos, emulando a los de sus “señores” metiéndolos en grandes cajas (es por eso lo de Boxing Day). Como el tiempo no pasa en balde y vivimos en la sociedad del consumo, pues el día de las cajitas se ha convertido en el día en el que un montón de marías y verduleras al estilo londinenses se agolpan en las puertas de Harrods, bolso en mano, para liarse a tortazos por un tanga Dolce y Gabbana a mitad de precio. Osea, es el día en que se inauguran las rebajas. Dicen que es el día en que más lícitos sopapos se reparten en Londres (sopapos, guantazos, pisotones, bolsazos, tirones de pelos y demás contundentes argumentos para pillar antes el dichoso tanga con el que poner salvaje a su compañero/pareja/marido/amante/novio/etc). Los hombres somos más civilizados y constantes: nos escupimos, golpeamos, insultamos cada domingo en el fútbol.

Nuestro compi David se lo perdió y mira que tenía ganas de ver ese espectáculo. Nada David, para el año que viene. La decadencia humana es cíclica, es lo que tiene.

El Boxing day también es el día en que todos los transportes públicos comienzan a funcionar a las ocho de la mañana. Para que nos entendamos, Londres es una ciudad muerta desde el 24 de Diciembre a las 23:59 hasta el 26 a las 8:00 en cuanto a transporte público se refiere. Creo que aquí no ha llegado ese invento tan afortunado que es el denominado “servicios mínimos”. Al vivir en una isla hay cosas que se quedan por el camino… lo de los servicios mínimos lo íbamos a implantar nosotros con la Armada Invencible, pera ya sabemos lo que pasó. Era el día del Boxing Day y nada, nos hundieron a sopapos, guantazos, pisotones, bolsazos y etc.

Eso no lo podía prever yo, me refiero a la supresión de todo transporte público (lo del 26 al menos)

Resulta que calculando el time ya barruntaba yo que teniendo que embarcar a las 8:50 no me iba a dar tiempo a llegar a Gatwick cogiendo el metro (presuponiéndole claro un horario normal, es decir, empezando around 6:30-7:00) así ya en Nochebuena tomé la decisión de ir en buses.

Más o menos sabía el itinerario.

1.-Lothair/Bus65(15 minutos)
2.-Ealing Broadway/Bus207(55 minutos)
3.-Oxford Circus/Bus247(25 minutos)
4.-Victoria Station/Gatwick Express(45 minutos)
5.-Meta: Gatwick Airport. (2:20 minutos aproximadamente)

Y pensé… bah… saliendo a las cinco y media me da tiempo de sobra. Si, correcto, voy en bus; me dije.

Es decir, que más o menos, me sabía el itinerario al dedillo… pero como justo el 24 nos arreglaron internet me dije también…jo Álvaro, no te cuesta nada asegurarte. Y me aseguré. Y menos mal, porque si no ya me veo a las cinco y media la mañana en una parada de autobús esperando un bus que nunca llegaría o que lo haría a partir de las ocho, muerto frío y cagándome en la leche de la de Magadascar y en el bello púbico de todos los puñeteros cangrejos del mundo mundial. Y yo quiero ir a visitar a Wendy en los Apalaches pa que me sirva un café… voy aviado (Para entender quién es Wendy hace falta torturarse leyendo la entrada “Matthias Dammann…”, soy así de joío, qué le vamos a hacer)

En definitiva, os aseguro que me he ahorrado uno de los episodios más estresantes de mi vida.

Pero ahora había que solucionar el entuerto.

¿Cómo llegar a tiempo a mi avión?

Tenía dos opciones: retrasar vuelo o taxi.

Saque las chequelibras y elegí taxis (previa consulta familiar) debido a las últimas y pésimas no, pesisísimas, experiencias con internet+vuelos.

Ahí, como no puede ser de otro modo, no acabó la odisea.

Ya puesto a asegurarse, antes me cercioré de que los trenes hacia Gatwick desde la estación de Victoria funcionaran el maldito 26. Y sí, obtuve confirmación a través web de “National Express” (que es como la iberia de akí pero de buses y trenes).

Problema resuelto.

Pues no.

Cuando llegue a Victoria en mi MiniCab (el taxi del extrarradio, que no es mini por pequeño, sino por categoría, es decir, no llega a ser un Cab. Por ejemplo mi minicab era un Passat, y nunca un passat fue mini) había allí conjugada una veintena de personas. La estación cerrada. Si mi tren salía a las cinco y media y eran las cinco y veinticinco y aquello tenía las verjas echadas, pues ya me diréis, pintaba mal.

Resulta que hasta las putas malditas ochos no hay trenes tampoco, pero al menos ponen unos autobuses de cuando imperaban por áfrica, pa llevarte al aeropuerto. Por qué la web me mintió… pregúntenle a la de Magadascar.

Pero ahora encuéntralos. Allí había un par de Senegaleses, dos coreanos, una familia de Españoles, una familia de algún país del este y yo. Pues no teníamos cojones con dar con la parada. Porque es que Victoria y esa zona, señores, es como un enjambre de paradas. Y la gente, poca, que curra en este día no está muy por la labor de ayudarte. Al final en la Coach Station dimos con un negro de buen corazón, alguien me dijo que debía ser un pelín más políticamente correcto, así que rectifico un angloafricano negro de buen corazón que fue quién más o menos le indicó a la coreana dónde poder pillar el bus.

Uffff.

Encontramos el bus y un chofer muy simpático nos montó para dejarnos… ¿en Gatwick?

Incorrecto.

Nos movió unos veinte metros hasta el bus correcto. No lo entendimos, era mayor y hablaba rápido y como un hombre mayor pero en inglés… pero más o menos nos vino a decir (a toro pasado): montarse que yo voy para allá. Entrañable. Con nariz colorada y todo.

Llegado al aeropuerto y tras facturar y desayunar y respirar aliviado y sólo rezar para no dormirme y perder el vuelo: zas, se retrasa una hora y media….jajajajaj. Con lo que podría haber llegado perfectamente en metro+tren y ahorrarme tiempo y dinero.

Con la eternidad por delante entonces me dije, me da tiempo a ir a fumar un cigarro. En la calle me lo encendí y tras dos caladas un operario angloafricano, negro también, muy amable me indicó que aunque calle, era zona de no fumadores y que por lo tanto tenía que caminar unos quinientos metros hasta un habitáculo en medio de la CALLE para poder fumar. Yo le dije, I´m sorry y me dirigí también muy educadamente hacia el habitáculo que yo detectaba muy minúsculo en la lejanía, fumando claro y a paso de tortuga… y casi sólo recorrido un tercio del camino, tiré la colilla disimuladamente y me di la vuelta. El inevitable pellizco de travesura navideña (además de un pelín de revanchismo por lo de la armada)

Escribo desde el avión y me he acordado de Silvia. Si, Silvia de ti. Akí al lado viene una mejicana, creo, que se ha echado azmizcle (o cómo se escriba) y se acaba de quedar sopa. Como ronque me parto el culo.

Para todos los demás… no me he acordado de Silvia porque se quede dormida en los aviones, o ronque, que conste, sino por lo del azmizcle. Que es no sé qué de unas agmígdalas de ciervo o algo así que huele de maravilla.

No… parece que no ronca.

Lástima.

Unas risas menos para la colección.

Pd: Me levanté a las 5:00 y llegué a casa de mi abuela a eso de las 17:30horas. Más de doce horacas. Pucela me recibió nevando. Me esperaba un bizcocho casero, un bocata de lomo, mi Cocacola y sus mimos.

Gloria.

jueves, 25 de diciembre de 2008

Navidad en Lothair

Es lo que tiene estar en una tierra extraña un día tan señalado (nos guste o no). Ocho desconocidos reunidos en torno a una mesa, todos íberos. 

Cenamos tortilla española, selección de embutidos, ensaladas, turrones, etc... 

Luego los correspondientes licorcitos (aunque Mariano y yo nos dimos un garbeito a la Misa del Gallo, que también se contará)

Al mediodia siguiente (osea hoy) un excepcional cocido madrileño cortesía de Cristian y Bea. 

Nos faltó nuestro castellano David que tuvo que viajar de impreviso a su tierra debido a asuntos familiares. Esperamos todos que le haya ido bien y por supuesto una FELIZ NAVIDAD. 

David, se te echó de menos (aunque tu jamón, chorizo y demás hizo que de algún modo estuvieras con nosotros, jajajaj. No te preocupes que hemos dejado algo,jajajaja)

FELIZ NAVIDAD que hacemos extensible a todos claro. 

Hay videos, se montarán y se pondrán (con el correspondiente permiso de los protagonistas)

Ahí abajo tenéis un retrato de los comensales. 

No es vuestra vista. Estamos desenfocados. 


Xavi.



Teo



Mariano



Alvaro



Edu



Chandra



Cristian



Bea

Navidad.


Miento si digo que la navidad no me gusta. 

Pero no sé porqué todas las navidades mantengo la misma mentira. 

La navidad no me gusta.

Fui a un concierto en la Catedral de Saint Paul, una coral navideña. Unos tipos leyendo versiculos bíblicos pautado luego con villancicos y música navideña. 

Orquesta, coro, organista... 

No falto el inebitable Ginger Bells. 

Flipé sobre todo cuando los speakers (lectores), actores reputados de teatro, representaron una parodia de gente de la más diversa índole, desde una prostitutas a un borracho pidiendo sus deseos, legítimos deseos, para el nuevo año. 

La gente rió. 

Y ha sido una de las experiencias más sobrecogedoramente inusuales que he tenido en mi vida. Ver a unas tres mil personas riendo dentro de una Iglesia, en este caso catedral. 

Las risas suenan distinto dentro de una iglesia. 

Suenan bien...

Este video se lo dedico,  no podía ser de otra forma, a Jose Mari... del cual sé que canta en corales pero al que todavía no he tenido el gusto de ver (sobre todo porque en Muga de Sayago tras unas fiestas la cama siempre es mejor aliada que una iglesia)

Fui distinto, en definitiva. 

martes, 23 de diciembre de 2008

Estamos otra vez en un desierto cibern'etico.



Si, otra vez... ahora ha sido el modem que hizo caput. Creemos que va a tener pronta soluci'on... pero por si acaso...

Publico un par de cositas que ten'ia guardadas desde un ciber.

Hasta luego.

Cosas por hacer.



Llegan las navidades y nosotros vamos a hacer la típica cena, lo estamos empezando a barruntar, lo que pasa es que nadie se hace con el mando.

La haremos seguramente y ya nos estamos surtiendo de elementos básicos: cava, turron, mazapanes, mantecados, etc...

Pero...

¿Cómo demonios celebran los ingleses la navidad? ¿Qué productos tomas? ¿Qué platos?

A mi me suena algo de un pavo... pero un pavo quizás supere nuestras posibilidades logísticas.

Habrá que investigar, para poner una pizca de lo extraño en nuestra familiar mesa.

Comida en el pub previo entrante en el British Museum.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Rap in London.



Conocí a un chaval que está akí, supongo un poco como nosotros, aprender y tal...

Es músico.

Rap.

Ahí tenéis su myspace.

Merece la pena.

http://www.myspace.com/cristiangaka2k

Lentejas.


Cuando llegué a las tantas de la mañana de mi periplo postaeropuerto, el periplo consiste en buses y pateos y la contemplación de tres peleas, una de ellas con furgones de policía incluidos, que llegó un momento que pensé... esto es el Bronx.

A pesar de ello la seguridad nocturna de Londres es inaudita (para una ciudad de 10 millones de habitantes).

La cosa es que cuando llegué había lentejas en remojo, ese sabio paso previo, absolutamente necesario, para que unas lentejas puedan salir al menos decentes.

Hoy me levanto y están hechas. Y no veas como huelen, incluso frias. Es acercar la naiz y que te cambie el sentimiento.

No son mias, sino de las vecinas.

Todavía están ahí, un amigo de ellas cocinero se las ha hecho.

Yo me fio mucho de los cocineros.

Es toda una tentación no ponerme un plato ahora mismo.

Pero es indudable que mañana les pediré uno.

Eso fijo.



(al dia siguiente las comi y me supieron a teta)

Al dia siguiente del dia siguiente Mariano compitio haciendo las suyas.

Sabian...

a...


TETA.

El eterno retorno.


La madre de Mariano nos ha enviado un par de paquetes con vituallas, chorizos, mejunges pa lentejas, caldos y demás, queso, aceite, jamón, a mansalva... Yo ahora traje turrones, mazapanes, chocolate, una baraja de cartas, chorizo, queso, y carbón dulce. Las primas de David lo visitan desde la península, traen: tabaco, aceite, colacao, galletas, chorizo, etc.

No podemos comer en nuestra mesa porque es el almacen de tanto producto. Además no hay orden, todo está amontonado. 

Eso son las navidades.

Las navidades son cuestión de sincronización. 

Las navidades y la inmigración, claro. 

POESÍA DEL AIRE.


Hoy estuve visitando el blog Posesía del Aire. 

"That it's better to let the wind
Rising you anywhere, upwards".

De la obra The way.                                      

                                                                                                    Alucino. 

Coco

                                                                                                             Alucino. 

Borre... mi mentor.



Cortesía del Borre. 

Una página de la BBC para aprender inglés. Tiene herramientas cojonudas, como la lectura online de artículos. Como el mismo Borre apunta, igual técnica del colegio, uno lee en voz alta mientras los demás repasan en silencio la lectura. Aquí es lo mismo pero sin maestra, que ya es un paso. O un despaso, quién sabe. 

Aprender la correcta pronunciación de las palabras antes de enviciarlas con una mala. 

La añado en la sección "Tools"

Gracias Borre. 



http://www.bbc.co.uk/worldservice/learningenglish/

Optimización videos.


Ajustando el blog me di cuenta de algo. 

Para los amantes de la calidad. 

Al ver un video. 

Resulta que si haces doble click sobre la imagen o sobre el símbolo play que aparece al principio os enlaza con el youtube. 

Ahí se ve mejor. 

Para los amantes frikis de la calidad. 

Cuando ya estéis en el youtube, debajo del recuadro donde la imagen se proyecta, a la derecha pone algo así como "ver en alta calidad"

Chicos/as... mi videos, al menos de alguna forma, llevan acoplados la palabra calidad. 

Por algo se empieza. 

viernes, 19 de diciembre de 2008

Fiesta y recogida... ir y venir, llegar y volver... todo es un contínuo ciclo.

Los faroles ingleses trinos, un motivo más para dejar de fumar.




Dícese que el inglés por antonomasia es el culmen de la buena educación. Antes de invadir un país, en la etapa colonial, se reunían con los jefes tribales, reyes, monarcas, señores feudales, señores de la guerra, visires, emires y sultanes y todo aquellos rangos que supusiesen poder en tierras lejanas y les invitaban amablemente a rendirse o les advertían con dulzura exquisita de sus futuros planes de invasión así como de consecuente explotación de las tierras y seres humanos ajenos. Todo un detalle por su parte. Llevaban a cabo la ceremonia con la parsimonia de un gentelman bigotudo con suéter dispuesto a golpear la primera bola en ese deporte, por otra parte tan colonial, como es el criquet. Es la conocidísima flema inglesa. Nosotros los españoles no solemos (solíamos claro) tener esas deferencias. Llegamos, arrasamos y punto.

Aparte de supereducados son muy prácticos. Todo aquello que suponga un regate más de la cuenta, un gasto de saliva adicional –fuera aparte del utilizado para las formas educadas, claro, es la excepción- o una pérdida de tiempo añadida no les interesa. No es de extrañar que Ockham , el inventor de uno de los principios metodológicos más usados en ciencia, la navaja de Ockham, “Entia non sunt multiplicanda praeter necessitatem”, o «No ha de presumirse la existencia de más cosas que las absolutamente necesarias», o sea que entre dos explicaciones que parezcan verdaderas o con igual rango de verdad es más acertada aquella que lo explique con más sencillez, pues Ockham nació, se crió y murió en esta Isla con forma de señora con traje y sombrero.

Y últimamente han añadido otro rasgo a su carácter: el miedo.

Educación, practicidad y miedo son tres rasgos del actual carácter british que se resumen perfectamente en la utilización de una familia muy especial de farolillos. Son los farolillos de encendido automático que podéis encontrar en la mayoría de sus puertas, en la mayoría de sus calles, en la mayoría de sus ciudades (esto último no está contrastado científicamente, pero hago caso del rigor deductivo, si está en London, estará en todo England)

Desde que llegué a Lothair, mi calle, y debido a que sabiamente nuestra casera nos prohíbe fumar en casa, pues bajo a la calle de vez en cuando para mi innecesario chute de nicótica. Aquí anochece a las cuatro treinta en invierno, así que esas salidas suelen ser nocturnas aunque la mayoría de las veces sin alevosía. Y yo que soy culo inquieto, rara vez consigo terminar el cigarro aupado en el último escalón que da acceso a la viviendo, sino que ando un poco por la calle… hago walking vamos. Hasta que dejé de hacerlo. Al principio llamó mi curiosidad, luego me pareció divertido, luego empezó a tocarme las pelotas y finalmente se me hace insoportable. Hay todo un batallón de farolillos adosados a las puertas de entradas a las viviendas con un sensor de movimiento tan sensible que pasando por delante a siete metros ya se enciende automáticamente. Ir paseando por una calle como la nuestra de noche es ir observando como a cada cinco metros, de casa en casa, va encendiéndose una lucecita. A veces hasta uno se puede divertir situándose en el umbral de encendido y jugando a encender, apagar, encender, apagar. Lo jodido empieza cuando ves a sus habitantes mirándote por la ventana echándote en cara el encendido innecesario de la luz. Y empieza a resultarte cansino simplemente por una mera cuestión de contaminación lumínica. La noche es la noche y cuando tu quieres darte un garbeito con cigarro en boca con la sola luz de la luna, es un coñazo ese encendido de las farolas que te dicen: es tarde, acuéstate ya, no fumes, molestas, etc.

¿Por qué aúnan educación, practicidad y miedo?

Son tan educados, que excepto para mí, no dudo que una de las intenciones de que se encienda la luz es hacerte más diáfano el camino cuando al Lorenzo le da por ocultarse.

Es práctico porque así cuando llegas a tu casa de noche se enciende automáticamente la luz y no tienes que abrir la puerta a oscuras, además así evitas dejártelas encendida toda la noche. Yo calculo que en mi casa familiar Sevillana seguramente nos podríamos haber pagado una entrada a Port Aventura a cada uno con el ahorro de la luz olvidada de la noche. Además del respeto al medio ambiente y al consumo energético inteligente tan de moda ahora.

Y por último miedo. Miedo de que la gente ande de noche por la calle, miedo a lo extraño, a lo desconocido, a lo oscuro; miedo y ganas de dar por culo (pero bueno, paseando por la noche fumándose un cigarro también doy por culo yo)

Los farolillos ingleses son pues trinos. Son la trinidad de los faroles.

Pero yo que debo ser algo diablillo me tocan un poco los cojones. Así que sólo veo una salida.

Dejar de fumar.

(como todos los lunes de mi vida)

Pd: Nuestra puerta no tiene farolillo de marras, pero vamos, no lo tendrá nunca, porque si a nuestra casera le diera por ponerlo (Mercedes, esto no es una amenaza, ni siquiera una advertencia, ni leve sugerencia, es que se me ha escapado pensar en alto, jaja) ya se encargaría alguien que no soy yo, por supuesto, de que ese farolillo, como mínimo , dejase de funcionar o de que tuviese un inesperado e imprevisible fallo o accidente.


jueves, 18 de diciembre de 2008

Me pareceré a Sherlock Holmes (miradlo)

Lo dificil que es ha veces ver una película en London (y Mariano me riñe, con razón of course)

Roy Batty no será nuestro nuevo inquilino pero quizás si una estrategia de marketing. .

Chicos/as, tenía akí varios videos que me proponía ir subiendo tranquilamente, pero resulta que el miercoles nuestro acceso a internet hizo caput. Se supone que lo arreglarán el lunes. Pero por si aca, yo los subo ahora todos. 

Amigas/os de Mon... debéis poner algún comentario, sino vuestra presunta presencia se perderán como lágrimas en la lluvía (sobreutilizada pero inmejorable frase de Roy Batty en Blade Runner o de cómo los guiones a veces mejoran novelas; para ello leer ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Phillip K. Dick. 

Matthias Dammann y mi sueño de tener una guitarra (eléctrica).




Mi tito Toño, guitarrista, es un cabroncete.

Veréis:

Matthias Dammann debe ser como el Salinger de la construcción de guitarras. Ya sabéis que Salinger además de escribir “El guardián entre el centeno” es un tipo rarete, que no concede entrevistas, no se deja fotografiar, odia los medios de comunicación y permanece como un hermitaño allá por donde viva en los USA (si sigue vivo claro)

Matthias Dammann es lo mismo pero construyendo guitarras. Tiene una peculiaridad, sus guitarras se valoran mucho en el mercado. Vamos, que son la hostia. Esto se debe a que utiliza una técnica de construcción novedosa utilizando materiales de la Guerra de las Galaxias como el nomax.




La cuestión es que el nomax contribuye a una doble capa armónica. Eso por lo pronto nos da un dato importante: que las guitarras al uso tienen una tapa. La tapa es fundamental porque recibe la vibración de las cuerdas, las acoge y las proyecta. Sin tapa, una guitarra española sonaría como una eléctrica sin amplificador. Eso nos lleva a un segundo dato importante: la tapa es una parte de la guitarrita imprescindible. El tema es que las tapas, que suelen medir unos tres milímetros de espesor, del uso pueden acabar rajándose. Es lo que tiene estar toda la vida recibiendo vibraciones, y supongo que si el guitarrista es malo, malas vibraciones (chiste pésimo, lo sé).

Para que cuando te gasta una pasta en una guitarra, al año o dos, no veas como su tapa se raja y se te quede cara de gilipollas, los lutieres toman la precaución –sobre todo porque no desean que una ristra de músicos enfurecidos les persigan con guitarras con tapas rotas para acabar de romperlas en sus cabezas- de incluir unas varillas de madera interiores para ganar resistencia.



Estas varillas restan no sólo sonido sino también calidad de sonido. Ya que la proyección de las vibraciones no se estampa contra una superficie lisa, sino contra una superficie lisa con varillas superpuestas. El nomax que es el no va max (otro chiste malo) soluciona el problema de las varillas. El nomax fue descubierto en 1967 por Dupont (si además de bolis y plumas, inventa fibras guapas) y es pa resumirlo una fibra poliamida meta-aramid, poly(metha-phenyleneisophthalamide). Es resistente al fuego, esta es una de sus mayores peculiaridades.

El nomax se utiliza para que los pilotos de la F1 no se quemen si por un casual salen ardiendo si son tan malos de estrellar su monoplaza; los países que tiene presupuesto también suelen equipar a sus bomberos con trajes de dicho material, y ya si se estiran mucho para los guardas forestales, aunque esto sólo en los países con mucho, mucho, pero que mucho presupuesto y claro, con bosques. Ah, está el caso particular de USA, que lo utiliza para objetivos bélicos. No hay nada que para ellos no tenga utilidad belicosa, últimamente torturan con canciones de Bob Dylan y Brittney Spears (de la segunda perfectamente entendible, no obstante).

Entonces el tal Matthias Dammann al que le gustaba mucho los sándwich, tuvo un momento de Eureka, y se dijo a sí mismo: ostia, por qué no hacer lo mismo con las guitarras; mientras degustaba uno de ellos con manteca de cacahuete y aceitunas negras contemplando los Apalaches desde una cafetería donde una camarera llamada Wendy con las uñas pintada de rosas y mucha laca para mantener un pelo enrevesadamene rizado le sirve un insalubre segundo large black coffe con su perenne sonrisa de rolliza pelirroja americana, esta señorita es un personaje de Raymond Carver o una figura de Hooper, por supuesto. Total, que Matthias, tras la iluminación sale pitando de allí –sin pagar, pero hay confianza-, se mete en su taller y pilla dos tapas de madera de un milímetro de espesor que corresponderían a las rebanadas de bimbo y le unta por dentro una capita de nomax (que casualmente tenía por allí), que correspondería al foiegrass, mermelada, mantequilla, etc, dependiendo del gusto del consumidor. Con semejante emparedado consigue que las vibraciones de las cuerdas se proyecten sobre una superficie lisa y encima mucho más resistente. Resultado: la guitarra perfecta (e indicada preferentemente para los músicos con hijos pirómanos)

El relato anterior es una licencia poética, no tengo ni idea si fue Matthias el que usó por primera vez el nomax aplicado a las guitarras y mucho menos si le gustan los sándwiches.
Wendy si existe.

Como con toda técnica revolucionara y nueva se levantan dos trincheras: defensores y detractores. Para los interesados hay numerosos foros en internet que lo demuestran, con sus inevitables insultos, corporativismos, fetichismos y ecéteras. No perder de vista que la fauna de los músicos, y sobre todo de los músicos de escuela y conservatorio, es de lo más rarito. Así son ellos, efectos colaterales y secundarios de pasarse años haciendo vibrar cuerdas, soplando, golpeando, o dirigiendo a los que hacen vibrar cuerdas, soplan y golpean, durante varias horas al día. Se zumban, para resumirlo. Yo, por raro que parezca, no soy músico.

Mi tío es músico, ergo es un zumbao.

Pero a su zumbadez le añade grados.

Los grados se los añade cuando me encomenda que le busque una de esas guitarras por Londres. Yo lo haré encantado, con mi pobre inglés a cuesta. Y es que el tal Matthias no puede vender sus guitarritas por internet como hace todo buen hijo de vecino, sobretodo si quiere ganar pasta. A él le va más lo de lutier maldito; así que hace pocas y buenas guitarras y sólo las vende en persona –o algo así- en los USA. Eso provoca un mercado negro de cojones y que sus creaciones alcancen valores incalculables. Así que ya me veo yo metiéndome por el submundo del contrabando de guitarras de nomex, volviéndome un experto en la materia, examinando cada nuevo ejemplar que encuentre para determinar si es una Dammann de verdad o de mentira. Para ello ya he comprado en ACME un detector ultrasónico de estileno líquido detector de nomax. Además me tengo que pasar por Baker Street a pillarle a Sherlock una lupa, sin lupa no hay investigación que valga. Pero por si acaso siempre llevaré un mechero. Ya que el nomax es resistente al fuego, en cuanto el vendedor se dé la vuelta haré como si me enciendo un cigarrito y acercaré la llama a la guitarra. Si no arde, nomax, fijo. Un soplete también funcionaría, pero con las cámaras que hay por Londres como para ir con un soplete por la calle. Tiene que ser una búsqueda sigilosa, no tengo ganas de tener a Scotland Yard encima.

Evidentemente si la encuentro le pediré a mi tito una retribución acorde con el hallazgo. Estoy pensando que un viaje a Transilvania o a mi amadísima Vladivostok podría ser unos honestos honorarios. También me molaría ir a la cafetería enfrente los Apalaches para visitar a mi pelirroja americana con las uñas rosas; pero creo que cruzar el charco sería demasiado pedir. Aunque en el hipotético caso de que pusiera mi vida en juego por una Dammann si se lo pediría. Wendy y su café me esperan, lo sé.

Matthias, gracias por ser tan rarito, me espera una aventura digna de ser contada.

Ah, y mi tio Toño es un cabroncete no por algo relacionado con esta historia, es un cabroncete porque no persuadió a mis padres para comprarme una guitarra eléctrica cuando la quise, allá por los quince años. Hoy podría perfectamente ser una Rock Star, incluso quizás hasta conocería a Matthias personalmente.

Aunque lo de aprender a tocar la guitarra alberga una motivación aún más retorcida. Estoy zumbado y si fuera músico, al menos, tendría la excusa perfecta.

Así que ahora que pienso… cuando encuentre la Dammann le haré una fotico y se la enviaré con el siguiente subtítulo:

“¿Te acuerdas que yo quise una guitarra eléctrica?”




Yo, only yo... (relato de la cosumación de una estulticia, otra más, jiji)

Un golpe más de estulticia.

(Cómo en mi breve lapso de tiempo en Alcalá mucho de los lectores me han reprochado la utilización de un vocabulario un tanto denso y hermético, estulticia proviene del latín stultitia y no significa nada más que necedad y tontería –según la RAE-; está claro que la utilización de un vocablos elevados corresponde a mi necesidad intelectual de sentirme superior al resto de personas, eso es indudable; que no es otra cosa que la manifestación de un manifiesto sentido de inferioridad. Es una genuflexión espiritual: superior, inferior, superior, inferior. Pero su utilización también corresponde a un sentido meramente práctico y no sólo ornamental: para ciertos actos cometidos, como el que ahora paso a relatar, cierto tipo de vocablos encajan/describen/moldean/explican/etc mejor que otros. En definitiva. Yo no he hecho una necedad o una tontería, hice o cometí una ESTULTICIA)

Cuál fue la estulticia: nada más y nada menos que presentarme con mi barba recién afeitada en el mostrador de Ryanair el 17-12-08, con todos mis santos cojones, con una reserva de vuelo para el 18-12-08. Evidentemente las azafatas o como se llamen, mantuvieron una digna compostura de aguantar la risa; sobretodo, supongo, tras contemplar el gesto pelele que mis músculos faciales pusieron en mi cara. Como era de esperar mi hermana, que me acompañaba, no tuvo tanta compasión. Ella rió, rió a rienda suelta. A mí, pa que negarlo, me costó un poco más. Tuve que salir a fumarme un cigarro para verle la comicidad al asunto.

Después una persona sabia y querida (con su insoportable peculiaridad: siempre tiene razón, hasta cuando se equivoca o yerra) tuvo la amabilidad de decírmelo de otra forma mucho más irónica: ERES UN LUMBRERAS.

Es el regreso de los pardos. En éste caso a Mariano lo dejamos aparte, entre otras cosas porque está en Londres. Este acto es mío y sólo mío. Y es que nuestros viajes a Londres van a ir siempre acompañados de anécdotas, ese va a ser su sino. Esta vez al menos no hay 800 por medio (éste párrafo sólo es para lo que siguieron el blog desde el principio)

A pesar de la estulticia y de mi lumbrería hay descargos que se pueden esgrimir. Ryanair tiene un pésimo gestor de reservas de vuelo, entre otras cosas porque siempre te intentan meter los 14,50 euros de seguro de viaje, los 4 euros de prioridad de embarque y en éste caso particular los 10 de facturación para una maleta que no quiero facturar, entre otras cosas porque no la llevo. Entonces entre tanto, en la web, de ir para atrás para que no me claven un dinero que no quiero que me claven, pues de ir tanto, tanto pa atrás, me fui pa adelante, y en vez de reservar para un miércoles día 17, reservé para un día 18 jueves. Inexplicabe, porque juro y perjuro que yo reservé para el día 17. También me podría decir a mi mismo: ¡subnormal! Revisa el correo que te mandan con la fecha y horas. Razón hay en esa aseveración, pero entre que estaba reservando el vuelo en el salón, con mi madre llamándome a cenar, mi primo Isidoro hablándome de sus cosas, un par de llamadas por teléfonos y varios ecéteras más, pues no lo miré. Cosas de la vida. Así que, para más adelante, porque como me comentó mi cuñadito argentino Diego: si pasa una vez pase, si pasan dos es para preocuparse, tomaré las siguientes precauciones:

1.- Reservar el vuelo en un momento de calma, tranquilo, y sin nadie estorbándome.
2.- Revisar hasta la última coma del correo de confirmación. Hasta la última coma. En el caso particular de Ryanair tomar la precaución doble de hacerlo dos veces.

Las personas normales realizan estas precauciones de forma automática. Yo las tengo que aprender. No olvidaros, soy un lumbreras.

Aunque la caridad de las azafatas de facturación hizo que no me sintiese tan sólo. Me consolaron revelándome que bueno, mirándolo desde el lado positivo, yo podría coger el vuelo al día siguiente, lo malo es cuando le tienen que decir a un pasajero que su vuelo salió ayer. No estoy sólo en el mundo. El colectivo de pardos es mucho más nutrido de lo que pensaba. Menos mal. Hoy me reiré un rato con ellas, porque mi cara de pelele frustrado no se me quitó, como ya advertí antes, hasta que me fumé el cigarrito fuera del aeropuerto. Un detalle, las muy simpáticas se despidieron con un jocoso: “bueno, pues hasta mañana”.

Otra cosa que me alegra, después de todo, es que para mi familia hay una anécdota que pasará a la historia nuestra. Preveo algunas risas futuras. Ayer ya tuvimos las primeras.

Ahí abajo os dejo al joputa de mi padre y a la japuta de mi hermana cachondeándose de mí, y lo peor que yo fui quién tuvo que hacer la foto. Encima de puta pongo la cama.




Pd: pa liar aún más la marrana, encima me levanté resfriado. jajajajajaja. 

sábado, 13 de diciembre de 2008

El diván no es lo que era.

Lost in traslation. Gay vs Spanish.


Dicese que Mariano y yo siendo viernes y estando algo aburridos decidimos explorar nuestro barrio en busca de cerveza. Tras varias vueltas, típicas vueltas por los mismos sitios buscando el lugar idóneo que nunca encontraríamos, dimos a parar en un pub al que antes ya habíamos echado el ojo. Segurata, negro y grueso, en la puerta. Nos deja pasar. Entramos. Buscamos acomodo y no lo encontramos. Pedimos antes. London Pride -la que por ahora es nuestra preferida beer-. Encontramos acomodo. Un sofá. Nos sentamos. En ese momento Mariano dice el típico comentario: -quillo, aquí en el sofá parecemos dos maricones. Pues nada... que viene un tipo cuya vena se ve desde la luna y nos pregunta. Un detalle: la música hacía casi imposible cualquier audición inteligible. Encima el más cercano al tipo era yo, y ya sabéis como controlo yo el inglés. El tipo de la vena lunera repite una pregunta varias veces, visto que no le comprendemos. Yo sólo pillo la última palabra: "gay". Tres veces oigo "gay", pero claro, no estoy seguro del concepto de la pregunta. A esto que Mariano, de súbito, desde atrás, con fanfarria y aplomo contesta: YES, YES, YES. Yo le miro sorpendido. El tipo se va jolgorioso y empieza a hablar con los colegas. Le pregunto a Mariano: ¿qué ha preguntado?. Mariano responde: que si somos españoles. Yo flipo. Le digo a Mariano: po tú no ves que nos estaba preguntando si éramos maricones. Ja,ja,ja. El tipo regresa y yo para cerciorarme le digo: I´m from Spain. El tipo pone cara de enterarse por primera vez de ese dato y vuelve a los colegas con alegría diciendo: además son españoles....

Lo demás es historia. 

Aunque puedo decir que luego mantuvimos una estruendosa conversación con uno de ellos sobre cine y películas que todavía no se han estrenado ya que según él decía trabajaba en una agencia de publicidad de Covent Garden. Pero claro es que aquí en London todos son amigos de Nicole Kidman o Robbie Williams. 

Pd: 19-12-08. Tras mi paso por Alcalá pase por el pub, que para mi suerte estaba cerrado, se llamaba o se llama mejor dicho: The North Star. 

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Experimento II. Se acabó el suplicio.




Ese punto verde es dónde está localizada mi inteligencia. ¿Poca cosa no?

Bueno, hoy realicé la segunda parte del experimento. Estoy entero, por suerte. Es decir, no se quedó ningún fragmento de mi cuerpo en el laboratorio, a pesar de la extremada peligrosidad del asunto.

Por lo pronto la científica se había cambiado el color de la uñas. De negro a blanco. Eso me inquietó sobremanera. No por el cambio en sí… que visto la simbología colorística occidental sería una buena noticia, sino porque me advirtiera con resolución: “no son blancas”. Hombre, sé que los esquimales distinguen entre unos 30 tipos de blancos y asumo que soy varón y el sexo opuesto suele achacarnos que no salimos de los tres colores básicos (yo me vanaglorio de conocer el Kamel, pero vamos, porque fui asiduo fumador de la cajetilla del camello), pero cuando uno ve unas uñas blancas y la poseedora de las mismas niega la mayor, chungo. Ahí hay gato encerrado (o peor aún, yo encerrado, estoy en un laboratorio recordad).

El sudor frío empezó a recorrer el espinazo. Ya no podía dejar de pensar: uñas blancas que no son blancas, uñas blancas que no son blancas, uñas blancas que no son blancas. ¿Y si cuando me introduzco en la habitación del experimento -dos metros cuadrados, acolchado insonorizante, ordenador y poco más- en realidad esté penetrando en una zona en la que mi conciencia se aletarga, caigo en un profundo sueño y lo que está ocurriendo de verdad es que varios alienígenas experimentan con todos y cada uno de mis órganos introduciéndome todo tipo de líquidos viscosos y vete tú a saber pa qué?

Evidentemente deseché tal posibilidad al instante, un pellizco bien fuerte cuando la predoctora se distrajo (todavía no lo es, las cobayas contribuiremos a ello claro) certificó que allí estaba yo en la habitación acolchada y maldiciendo mi imaginación cinematográfica serie b.

Esta segunda parte del experimento era excesivamente familiar, vamos, digamos que era igual que la segunda parte de la otra parte. Ya sé que esto es un lio y parece excesivamente hermético, pero recordar, setenta páginas firmadas de contrato de confidencialidad acojonan a uno lo suficiente como para ponerse una cremallera en la boca y amputarse los dedos.

Pero yo que soy un truhan conseguí consensuar con la predoctora y toda su couplé de abogados de Harvard, Oxford y Ubrique una serie de ítems que podía desvelar, fuera parte un importante soborno: una piruleta de regaliz y un sello postal con un pirata sonriendo. Evidentemente el soborno no fue ese, pero también pertenece al ámbito del secreto. No me preguntéis por qué.

Así que el experimento consiste en: puntos pa arriba, puntos pa abajo, puntos que no se mueven pero te quieren hacer creer que se mueven, no se lo creen ni ellos claro, otra vez lo puntos, pa arriba, pa abajo… teclea, teclea, teclea, descansa. Más puntos. Gráficas, umbral perceptivo entre 5-8, eres normalito tío. Eso duele. Uno siempre quiere ser anormalito tirando pa arriba (pero visto la minúscula lenteja verde que es mi inteligencia, ya no me extraño de nada). Luego lo mismo pero con palabras, palabras y puntos claro, palabras y puntos, palabras y puntos, teclea, teclea. Piii, te has equivocado. Zosqui en toda la colleja. Ah, pica!!! Replico. Entran un par de enormes orangutanes (es decir tipos con sobredosis de testosterona y esteroides) los cuales sacan fustas de cuero entrelazadas con eslabones de aluminio punzante. “La próxima dolerá más baby, y disfrutaremos” leo en sus ojos y en la mueca entornada de sus labios. Es una exageración claro. Pero es la forma que tengo de motivarme en ese momento para decirme: estate más atento Álvaro cojones, que al final de tanto fallar ni te van a pagar. Seguimos. Palabras y puntos, palabras y puntos, sudor en frente, ritmo cardíaco acelerándose, ácido láctico en porcentajes elevado en sangre, estás exhausto, es un tourmalet, un record de la hora, una escalada al k-2, teclea, teclea, teclea, teclea. Fin.

Jo, qué me encantaría desvelar el secreto, pero no sólo es que atente contra mi palabra dada… que ya sería delito por mi parte… es que tengo todavía muchos proyectos por cumplir. Quiero vivir, entendedme.

Acabado el experimento y la explicación pertinente de por qué habían necesitado no sólo de mi cuerpo, presencia y cerebro sino de lo más difícil: mi concentración, salí de allí con un buen fajo de billetes en los bolsillos.

Rico por un día.

Por fin podría comprarme mi tan anhelado sándwich que se eleva en el medio de la estantería, bajo tres focos de tunsgteno que lo hacen destacar entre todos los sándwich del lugar: beicon, chorizo, tortilla, pollo, lechuga, tomate y pimienta… ummm, tiene hasta nombre “Imperial Royal chicken and bacon” un superbocata para bolsillos acaudalados como era entonces el mío.

Pero la duda me asaltó… ¿y si son en verdad alienígenas? La duda pasa con la velocidad del rayo a la certeza. Tanto que yo empecé a ver en verde.



Corrí, corrí, corrí aterrorizado hasta aterrizar moribundo en el hospital más cercano… el “University College Hospital” en Gower Street para más señas… y con ese lenguaje universal que son las acrobacias gestuales (ya sé que con “señas” me hubiera ahorrado verborrea, pero es que lo utilizo antes, y queda feo, muy feo) más un puñado de sofocados y desesperantes: “help me”, “help me”, “help me”, “please”, “please”, ¡QUE ME MUERO COÑO! conseguí que me metieran tubos, hicieran escáners, inyectaran remedios, proyectaran radiografías, tags, tigs, y hasta togs, para cerciorarse de que no me hubieran metido tubos, hicieran escáner, inyectado, etc… ningún alienígena que se pinta las uñas de blanco para decir que no lo son.

Luego una amable mujer de mediana edad, con un inglés tan exquisito que hasta yo lo entendí, me ofreció una pluralidad de formas de pago de las costas del tratamiento antigilipolleano que me habían aplicado.

Me gasté todo el dinero ganado con el experimento y ya me he apuntado a otros siete para poder hacer frente a la deuda.

Lo peor de todo es que me quede sin el “Imperial Royal chicken and bacon”. Pero algún día… lo conseguiré.

¿Quizás vendiendo algún órgano?

(El cerebro, visto lo visto, no)



lunes, 8 de diciembre de 2008

Ian Curtis y yo.



Hoy es día 10. Y vamos a remodelar esta entrada con una contribución de Coco. 

Coco en un comentario más abajo dixit:

¿Sabeis de dónde proviene el provocador y al tiempo dulce nombre de los singulares Joy Division?

Aquí lo cuentan:

http://www.youtube.com/watch?v=iG3SGm4GQ20

Trafalgar Square y los locos que pululan por allí

Zoologismo en London.



Esta variada fauna es la que te puedes encontrar si paseas una brumosa mañana de sábado por Sant James Park.

¿Seré la reencarnación de Felix Rodríguez de la Fuente?

domingo, 7 de diciembre de 2008

Pivotes en London

Cortesía de nuestro compi David. 

Resulta que los British también se comen los pivotes... más que nosotros incluso. Ja,ja,ja. 

No entiendo el primer tramo del video, no ocurre nada. ¿Alguien ve algo?

Advertencias en el tube y party multicultural





Ayer por la noche tuvimos nuestra primera party multicultural. Antes de ir en el metro ya nos advertían de que no bebiéramos demasiado.


Nos invito un tipo muy simpático y guena gente amigo de Mon... creo que se llamaba Dani.



En la party había griegos, suecos, suecas, catalanes, una argentina, bolivianos, ecuatoriana, dos andaluces, uno de burgos y algunos ingleses; ah... y un sudafricano y un vietnamita. El idioma predominante fue el ingles claro. Yo me sentí un poco como Alfredo Landa. Fue en Finsbury Park, zona noreste, una hora en metro y un buen rato en bus.

Era el dia del amigo invisible y a mi me tocó un tanga+sujetador con motivos navideños. Evidentemente me los puse.

Ahí me tenéis en la foto con una sueca cuyo nombre no puedo recordar (el nombre era sueco evidentemente) a la que le tocó a la pobre unos boxer. No son ni de cachondeo. Anda que quién regale eso... le debe faltar algunas neuronas.

Volviendo a mi: ¿a que estoy guapo en tanga?



Mariano y yo llevamos una cajita de juanolas souvenir del Museo Freud y un marcapáginas. Sin duda los mejores regalos. La cajita metálica fue a parar a un griego, el marcapáginas no conseguimos averiguarlo.

Hay video de cómo llegamos a la fiesta... algún dia conseguiré montarlo y mostrarlo...jajaja

Fue divertida... el problema es que ni con cervezas hablo inglés. Hubo un momento en el que me veía yo con soltura pero vino la argentina a troncharse, por lo tanto...

...soy patético.

Pero como diría mi Borre... al menos me comunicaba...jajajaja.

Eso de ahí abajo es como dejamos una de las mesas. Me duele de cabeza sólo el pensar la pechá de limpiar que se han debido dar hoy los pobres habitantes de esa casa.


Paco el Vaca en Notting Hill.



La música es de Tchaikovsky...

pobres de nosotros sin aceite de oliva.



Aquí el oro líquido es caro de cojones... pero como ya dije un par de angelitos nos solucionaron el tema por algunas semanas.

Cineclub.

Hoy es domingo y por lo tanto debe emitirse ese insigne programa radiófonico de Radio Guadaíra que es CINECLUB. 

Ya sabéis todos los domingos de 22:00 a 23:00 horas en la 107.7 Fm (Sevilla)

o a través de la web entrando en su blog. 

http://radiocineclub.blogspot.com/

Hace un par de semanas quisimos escucharlo desde London, pero...

Javi, ya no te tenemos rencor...jajajaja

sábado, 6 de diciembre de 2008

Cosas que ves por London.



En frente del Borrought Market, cerca del London Brigde.

Hablando de cumpleaños... y de tiendas de indios.


Hablando de cumples... hoy es el de nuestro compañero Xavier... ¡¡¡Felicicidades Xavier!!! Y ayer pa celebrarlo hicimos cena conjunta en casa, comimos tarta de Chocolate cortesía de Mon y por supuesto compramos un par de botellas de vino (nunca más zinfandel) y tuvimos uno de esos momentos inolvidables. Hay videos... se pondrán en su debido tiempo... cuando consiga montarlos...jajaja. 

Las botellas las compramos en el Indio que tenemos akí al lado, con el que tuvimos el encontronazo idiomático cuando nos preguntó que qué carajo idioma hablamos. Para el que no sepa de que va la historia que lea la posdata de la entrada "Callan o no callan, he ahí la cuestión" 


Ayer tuvimos también anécdota con él. No se acordaba de nosotros y cuando Mariano, Xavier y yo nos acercamos con las botellas dijo: "Este se parece a Jesucristo, este a no se quién y el otro a no se cual". Debido a su paupérrima pronunciación del inglés sólo nos entermaos de lo primero. Así que para el Indio yo me parezco a Jesucristo. Tiene cojones.

Es un tipo simpático al que hemos decidido ir a comprar más a menudo... total los precios están igual. Vivan los ultramarinos, abajo las grandes superficies. 

En cuanto a la cuestión Jesús... estoy cerca ya de los 33 (aunque todavía queda, que conste) espero no acabar crucificado. 

jaja. 

FELICIDADES.

Ayer 5 de diciembre fue el cumpleaños de mi hermanita. ¡¡¡FELICIDADES GUAPA!!!

Ahí estamos en playa Chica (Puerto del Carmen) un día de esos que estuve por Lanzarote. Sin duda una de mis mejores vacaciones... gracias hermana. 

Es evidente que cuando la vea me va a matar y se va a cabrear conmigo por poner esta foto aquí. Quizás tenga suerte y no la ve...

Pero es que me encanta. Capta su esencia espontánea, alborotada y siempre feliz. 

...

viernes, 5 de diciembre de 2008

Resumen con guena música de fondo.

Búho... dedicado a tu persona. 

El grupo son "Lentejas los Viernes" en la etapa donde contaban con una lechuza de vocalista. Y es un cover de Joy Divison (ellos eran de Manchester, no es London, pero son igualmente ingleses, ja... además de ser el grupo prefe mio de hoy en dia)

Y ya que estamos de videoclips... le plagio éste a David, nuestro compi de piso, de su blog "Capitán Ahab" -que podéis encontrar ahí a la derecha-

Son Arcade Fired. Un descubrimiento (para mí claro)

Dinner togheter -viva la TORTILLA ESPAÑOLA-

Algunas disquisiciones con, por y del vino.

Con el inglés a cuestas.

----Sin comentarios----

Pollock II

Coco propone en un comentario éste cuadro de Pollock... y yo no podía menos que ponerlo aká pa que pudiérais linkearlo.

http://www.ibiblio.org/wm/paint/auth/pollock/pollock.she-wolf.jpg

Salut

De autobuses y diferencia de climas.


Hyde Park Corner. Londres. 14:58 p.m. Un autobús sin pasajeros atropella a un motociclista. Una ambulancia. Un coche de policía. Dos enfermeros, dos policías. Tres o cuatro personas prestando ayuda. Dos fisgones. Llovizna. Los demás siguen a su paso y a lo sumo dirigen una discreta mirada. 


Avenida de la Constitución. Sevilla. 14:58. Un autobús sin pasajeros atropella a un motociclistas. El hombre se desangra (no llevaba casco). La ambulancia no llega. La policía tampoco. Cincuenta personas mirando, dos ayudando, trafico interrumpido: el piloto, copiloto y pasajeros -si los hubiese- de todo vehículo a ruedas que pase cerca contempla el accidente. Quizás en breve se presente la madre del motociclista y la mujer del chofer y se lían a bolsazos. El chofer resulta que sobrepasa las horas del tacómetro y que el motociclista iba borracho. Llegan los reporteros de “Comunidad Autónoma en Directo”. Al final resulta que el chofer se acuesta con la mujer del motociclista y el accidente ha sido intencionado. Llegan los reporteros de “Península Ibérica menos Portugal en Directo”. Estos afirman que el motociclista es un transexsual, Jazmina María Canales Pedregosa, que se acuesta con la mujer del chofer y con el chofer mismo. El chofer jura en directo y ante sus cámaras que, de todos modos, ha sido un lamentable accidente (sin saber que la versión que ha dado ““Península Ibérica menos Portugal en Directo” consiste en que tanto él como su mujer se acostaban con el transexual moribundo). Los de “Comunidad Autónoma en Directo” y los de “Península Ibérica menos Portugal en Directo” se lían a hostias. Aparecen cuatro furgonetas de los antidisturbios. La ambulancia todavía no ha llegado. Se aproxima una manifestación de los Almacenistas Reunidos de las Cestas para Recoger Aceitunas asociados en el sindicato mangosocial “ARCRA” quejándose por la unilateral rescisión de los fondos de cohesión de acuerdo con la directiva Europea 91/271/CEE; que va a encontrarse de frente con una manifestación religiosa bajo el lema: “Samana Santa en las Escuelas y el latín en las Iglesias” agrupados bajo las siglas de (APABNE) Asociación Para el Amor del Buen Nazareno Español. 


Un rujido rocoso e intestinal. Ensordecedor


Allí todos callan. Menos un sordo que toca extasiado la pandereta en la manifestación religiosa porque al no enterarse no se ha asustando. Nadie le calla. Silencio + pandereta… silencio + pandereta… silencio + pandereta…


…la avenida de la Constitución se viene abajo por un fallo estructural en las obras de los túneles del metro debido a la fuerza motriz inversa generada por un lado por la ineficacia de la solución del hormigón empleado para resistir la deformación plástica que ocurre en la parte superior de las capas y por otra parte la fisuración por fatiga que tiene lugar en la fibra inferior. 


Vamos, que se hunde. 


El herido motociclista (transexual o no) afortunadamente no cae al socavón. 


pero…


se le caga una paloma encima…


FIN. 
… la ambulancia llega. 


Ahora en serio. 
Para mi Sevilla y el sevillano contemporáneo son como una mala mezcla de incompetencia y mala suerte.

CRÉDITOS

La foto la mangué de Flickr. 

http://www.flickr.com/photos/zaxl4/167271115/

Tiene fotos curiosas. 




jueves, 4 de diciembre de 2008

Academias y perfumes.

¿El futuro Bob Dylan?

Paseo por Ealing y sus estudios (our barrio)



Una de mis gilipolleces...

La que tuvieron que liar pa ponernos internet.



Vinieron tres dias... a veces eran siete tipos, uno trabajaba seis miraban. Es la burocracia obrera inglesa. Estaría el jefe, el supervisor, el inspector, el oficial, el aprendiz y seguramente el que acababan de contratar ese día es el que lo hizo todo; o su primo, al que le dijo: quillo si haces mi trabajo te pago diez libritas.

Cuando terminaron vino un tipo trajeado con identificación en mano pa revisar.

La ostia.

Un paseo por Londres el día en que empiezo a amar a J.Pollock.


Después del experimento decidí hacer de turista en Londres...

Así que empecé por la Catedral. San Paul. Bonita y tal... pero costaba verla como unas diez libras. Decidí rezar en otra parte. Resañable que tiene un cespecito adosado con banquitos donde las ardillas no te temen y se acercan y que en un día soleado como hoy se está mu agustito sentado en ellos.

Luego pille el puente del Millenio (que ¡¡¡horror!!! esta patrociando por mi banco de aká, el HSBC)...



(esta de abajo es la perspectiva de la llegada al final del trayecto del puente del Millenio... que atravesándolo uno se acojona bastante, porque el viento parece que te va a tirar a visitar el fondo del Támesis, y claro, yo no llevaba ni snorkel, ni escafandra, ni tubito a lo James Bond pa respirar bajo agua; vamos que me pilló desprevenío)




...y decidí visitar la Tate Modern que pilla por ahí, a ver un poco lo que se cuece en pintura contemporanea.

Es lindo verlo, interesante y arquitectonicamente espectacular.




Divertido porque ves un montón de grupos escolares, de las más diversas edades, desde chiquinurrios hasta preadolescente tocapelotas (un poco más educados que los patrios) y es divertido verlos a todos con sus niquelados uniformes verdes, azules, rojos, grises y negros, tomando notas o realizando copias de los cuadros que más les molaban. Así se enseña arte coño!!!.



Esta de arriba es perspectiva de la Tate desde la otra orilla.

Otra cosa que tiene la Tate es que en su 7ª planta alberga una cafetería (a por cierto, es gratis, excepto la planta 4ª que son exposiciones de pago. En este caso una retrospectiva de Rothko. Ya sabéis... el tipo éste que sobreponía un par de colores, el tipico cuadro pa casa de pijos o de revista de decoración.


http://www.tate.org.uk/modern/exhibitions/markrothko/default.shtm


No entré, está claro (antes de pagar por algo tengo que acabar el London free)

A lo que iba. En esa última planta hay unas vistas que te cagas. Ahí estoy yo en penumbra con las vistas detrás...



...y ahí tenéis las vistas:



Así que si os importa un pimiento el arte contemporáneo u os parece una estafa, venís, subís a la septima planta y a contemplar las mejores vistas de Londres que yo he visto por ahora.

Yo por mi parte he disfrutado de mis dos primeros cuadros de Magritte, no eran de los mejores, pero siendo la primera vez que veo las pinturas de uno de mis pintores predilectos me doy por satisfecho. Sólo me queda Hopper.

También he apreciado un par de pinturas de J.Pollock y eso ya sería rédito suficiente para decir que el viaje mereció la pena. La Tate tiene algo cómo mágico, porque yo odiaba a Pollock... pero creedme, no es lo mismo ver una foto de sus garabatos que verlos en personas, en ellos palpita una armonía extraña (turbadora).

Ah... también me gustó mucho una sala dedicada a artistuas soviéticos que el régimen obligaría a realizar carteles propagandísticos. Intenté echar fotos pero me se me tiraron encima antes ni siquiera de desenfundar (no tuve la misma suerte que en la National Gallery). Estaba en la 5ª Planta, en la sala 11. "Red star over Russia". Digna de ver. Sombría.

Aunque claro, en todo museo que se precie de arte contemporáneo no podría faltar un poco de arte de gigantes... ese arte que parece decirte que cuando más grande mejor. Eso de ahí abajo se supone que es una araña gigante. Los espectadores abajo simulan ser las moscas que caen en su red... quizás sea una metáfora de la condición alienante del ser humano enredado en las telarañas vitales de su existencia errante, dominado, manipulado y constreñido por fuerzas titánicas absolutamente visibles pero inatacables (como la banca, los gobiernos, las farmacéuticas, la multinacionales). Quizás sí... quizás no.



Después de la Tate vi el Globe... el teatro celebérrimo de Shakespeare. Pero se me agotaron las fotos porque no vacié la tarjeta. Fallo, lo sé; pero así no peto esto de imágenes.

Antes pude sacar estas dos instantáneas.

Mirad:



¿Qué coño hacen dos percebéiros en el Támesis?



Luego me compré una pita de tortilla, queso y mussrhroom (champiñones) con un zumo asqueroso y me fui a Hyde Park. Tuve momento fílmico cuando se me calló un trozo y como un centenar de pájaros me atacó además de una ardilla que llegó partiendo el bakalao. Creo que ésta última fue la que se llevó el manjar.

Conseguí ver el Serpentine... que es un afluente del Támesis abnegado y que dejan que salga un pokito en el parke éste. Allí vi a unos jovencitos rubiales con la cara colorada tipical british debido al esfuerzo de su partido de american football (no rugby ojo, que era a lo que deberían jugar), unas hippies montando a caballo con chalecos reflectantes (de lejos creí que era la poli, pero no, eran amazonas fosforescentes) y por último paseé por una feria culinaria y de cacharritos donde en vez de tickets vendían token (era Alemana) me acordé de nuestro germanófilos Javi y Borre... tenían un pedazo de su Germania allí. Además había rubias gorditas con trenzas y vestidos típicos, lo juro. Yo en los cacharritos eché de menos la olla y el canguro... eran todos sosos tiovivios y cosas pa peques mu renacuajos.

Luego paseo por Kennsington -zona pija- y de vuelta pa casa

(espero no olvidarme de vaciar la tarjeta nunca más)