jueves, 4 de diciembre de 2008

eL eXpeRiMenTO!!!!



Bajé del metro en la parada de Russel Square. De ultratumba ascendí por los angostos pasillos hasta la luz. Me dirigía a la Unviersidad, a los laboratorios, a ser presa de un experimento.

Es que aquí en Londres todo es muy caro y uno ha de sacarse la pela de dónde pueda.

Temía que el doctor fuera como el de ahí arriba, o en su defecto como el de ahí abajo.




Pero resulta que para mis suerte era una muchacha/chica/mujer (repito, nunca sé como llamarlas) muy simpática (morena y alta, como ella misma se autocalifica) que no me explicó de que trataba el tema porque tengo que regresar a rematar como una especie de secuela; entonces y sólo entonces me enteraré.

Ya os mantendré informado, siempre que los setenta folios del contrato de confidencialidad que he firmado me lo permitan claro.

Me decepcionó que no me recibiera en bata de Doctor, con una mano en el bolsillo agarrando algo que me devanaría por saber qué es y en la otra un estadillo con datos y cifras que no parase de observar. Para contrarestarlo tenía pintada las uñas de negro y yo siempre asocio las uñas pintada de negro con espíritus interesantes (eh...Dani... que te parece)

El meollo tienen que ver con el brain (lo que quizás sea más peligroso todavía) y no concurren fluidos, drogas, hipnosis ni demás gadjets acojonantes. En definitiva todos los líquidos de mi cuerpo siguen dónde estaban y tampoco he añadido nuevos. La pena es que yo albergaba el sueño infantil, la ilusión perenne de verme cubierto de diodos con lucecitas, silbidos y máquinas burbujeantes. Fue todo mucho más prosaico...

...y sencillo y relativamente fácil, incluso para mi. Lo siento, me veo obligado a guardar riguroso silencio del procedimiento no vaya a ser que revele sin querer algún secreto de estado; y ya tenemos lo nuestro para que encima se nos echen encima la CIA y el MI5 en operación conjunta (setenta folios de confidencialidad pesan mucho, ya arriesgo mi vida colgando estos breves apuntes)

Mariano ya lo hizo aunque con peor suerte, parece ser que el ordenador cascó en su rutina. O Mariano es un genio y tenía acelerada a la máquina hasta que se saturó o los equipos universitarios londinenses no son tan buenos como pintan.

Debe ser lo primero, porque un simple vistazo a las instalaciones de la University te queda más claro que España y Andalucía en concreto son más Africa que Europa (con to lo bueno y to lo malo que eso pudiera conllevar, ojo)

Hay un parque Bonito justo al lado de la Universidad (en uno de sus múltiples bancos me imagino a un físico nuclear alentando a una psicopedagoga a calentar sus narices rojas del frío con la fricción colateral provocada por el intercambio de fluidos bucales a través de besos premeditadamente estudiados, y una paloma cagándoseles encima, porque palomas hay muchas y atacan a cagarrones... que lo he presenciado y casi en primera persona, me libré por un pelo).

Para terminar algo que llamó poderosamente mi atención... pocos bares y cafeterías en los alrededores de la University... y es que claro, Londres es lo que tiene, que sus universitarios o están en clase, o estudian o hacen experimentos en laboratorios... y no se andan de palique, liguoteo, emborrache en los millones de bares que los rodean (con to lo bueno y to lo malo... ojo 2)

4 comentarios:

Cecilia dijo...

no claro, los ingleses no son unos borrachuzos, ni frecuentan bares, ni beben cerveza en vasos de medio litro... ¿estás perdiendo la objetividad entre tanto flipe?

Calvanki dijo...

jajajaja

claro que si

que la estoy perdiendo

(y eso es vida!)

M. Bernal dijo...

Creo que la enfemera podía ser Lilith, la reina de los succubos, a pesar de que no fuese pelirroja.., puesto que esas uñas la delatan. Ten cuidado!

Calvanki dijo...

ajajajaj... nada de eso... y además llevo el escudo de Perseo por si acaso