miércoles, 22 de octubre de 2008

Tres moralejas para dos pardos. (Esto no es más que la genealogía de una estafa)

Bien. Nos han tangado 1600 euros. 800 per cápita vamos. Somos unos pardos (vocablo que debo su utilización a un ser inesperado y bienvenido).Sencillo. Vemos oportunidad de alquilar un flat en Chelsea. Asequible, de puta madre, no nos tenenos que comer más el coco ¡ya tenemos piso! etc, etc, etc. Pero como no nos fiamos, pues –como cuento en un post de ahí abajo- le mandamos un giro por la Western Union para que sepa el inquilino que hay liquidez, ese giro es intransferible y solo puede retirarlo Mariano, pero cosas de la vida… lo han retirado ellos, Pamela –la chica que presuntamente nos alquilaba las habitaciones- o un negro cabrón/un chicano hijodeputa/un chino mandarín/un ario apestoso /maricón/machote/de arriba o de abajo, me da igual, un puto cabrón hijodeputa comemierda más listo que el hambre para resumir –paso de ser políticamente correcto- resulta que se las ha ingeniado para robarnos. Mañana iremos a enterarnos del tema (esperemos que algún despistado empleado de la western haya cometido una negligencia, así recuperaremos algo), pero vaya, que lo damos por perdido, el dinero claro. Ya sabéis, ahora mucha denuncia, muchas buenas palabras, golpecitos en la espalda, muchos ánimos pero pocas esperanzas… de la pasta seguro que nati con tomati. Primera moraleja: Western Union caca. Sí, como a los putos niños chicos, cuando les hablas con tono ridículo y pones cara de gilipollas. “Caca, caquita, caquita de la vaca”.

Pero por muy bochornoso que sea el tema no puedo dejar de relatarlo. Es extraño describir en tu propio blog lo pardillo o primo que has sido. Pero qué mas da. La vida está compuesta de aventuras y desventuras, y ésta es la primera de las segundas en nuestra singladura londinense. Además estas cosas mejor contarlas, al descubierto. Si soy franco es que también estoy hasta las cojones de rumores por los cuatro costados. Así que esto es así, tal y como lo cuento. Más claro agua, Mariano y yo… unos putos pardos. Así que cuando más abajo en otro post decía “¡¡¡Aupa Chesea!!!” ahora digo con estridencia y furor: “¡¡¡Me cago en su puta madre!!!”. No sería insensato cambiar lo de Moleskine fools - que era un nombre muy cool- por la demoledora sencillez de… simplemente “fools”. Gilipollas vaya. O en vez de poner un video de Chelsea girls –como la canción de más abajo- uno de Chelsea fools. Pero no existe, así que encima lo vamos a tener que componer nosotros. Chema, hijo, a ver si nos ayudas en ésto.

Sentimientos violentos pero comprensibles los de ahí arriba. Pero hoy ha ocurrido algo. Algo extraño en realidad. Ha conseguido por lo pronto que digiera esta mala sangre en poco tiempo, casi de forma instantánea (como un expresso). Yo iba para Sevilla, en mi coche, ya sabéis, autovía hipemegaconocida, vaya, por la que has vagado millones de veces. Mariano llama y dice su lapidaria frase: “Quillo, han retirado el dinero”. Yo enfurezco, tanto, que lo escrito ahí arriba parecería un cuento de hadas o un lacrimógeno capítulo de Heidi comparado con la mala leche que sacudió mi cuerpo. Hice mal al coger el teléfono al volante, está claro, pero me puse en el carril lento, pa ir más despacito, en cuanto sonó la llamada –así me creo más responsable-. Tras recibir la noticia y colgar, el odio, aliado con la impotencia, me estallaron en el pecho. En ese momento vislumbré un tráiler a lo lejos, incorporándose, en la salida a la autovía que hay justo antes de la entrada a la SE-30 dirección Cádiz. El tráiler gripó, frenó, se caló… vamos, que fuera como fuese se quedó ocupando el primer carril. Parado, quieto, en una inmovilidad pétrea como si esperase que me chocara. Yo iba con mi odio e impotencia dentro, y claro, esto ocurre en pocos segundos, tres o cuatro a lo sumo. Gracias a dios reaccioné, retrovisor, volantazo y ráfagas del que venía detrás –"gilipollas, ¡acaso no has visto lo que ha ocurrido!"-. No pasó a mayores, prueba de ello que aquí lo escribo. En fin, llegué a Sevilla y mi cuerpo se convulsionaba, pero yo seguía emperrado en los 800 euros. Llamé a Mariano, le dije que regresaba a Alcalá y que a ver qué hacíamos, turnos de llamadas y esas cosas. Cogí de nuevo el coche y de vuelta otra vez en la carretera, más relajado, lo vi con claridad. Que le den por culo a los 800 euros. Por su culpa y el rayazo que cogí casi me mato en la carretera. El cuerpo es sabio y va siempre por delante de la mente, por eso cuando yo aún cabilaba sobre el money mi cuerpo me decia: capullo, si has estado a punto de matarte. Un segundo más envuelto en mis pensamientos, obnubilado, olvidando que un puto tráiler gigante ocupaba mi carril y me mato. Caput. Sencillamente muero.

Así que… viva los truanes que engañan a los pardos, son un bien social, así los pardos aprenden y quizás con mucha suerte dejen de serlo. (Yo siempre defendí el valor pedagógico de las pachocas). Es una experiencia y así mi círculo de amigos pueden decir ya con conocimiento de causa –y además está aquí escrito-: “a un amigo mío le tangaron por internet, o por la western union (recordad, caca de la vaca)”. Está claro que hay un rinconcito aún oscuro de mi alma que a pesar de la experiencia expiatoria sigue deseando que al tío/a que nos ha tangado se caiga de un tercer piso, pise una mina antipersonal y se quede postrado como en “Cuando Johnny cogió su fusil” o que le entre un empacho alucinógeno de setas lisérgicas y se vuelva anormal para toda su puta vida. Sí, hay algo de mí que quiere eso, pero tengo que decir que lo empujo al fondo, a patadas, porque en realidad el dinero sólo es eso… dinero. Además mi mamá se sentiría muy triste si no hubiese aprendido nada tras 29 años aleccionándome en esa misma cuestión fundamental: el dinero no tiene importancia. Eso no quiere decir que se le desprecie, sino algo mucho más radical y sereno: no tiene importancia, sencillamente. 800 euros no valen una vida. Así que espero que el que nos lo haya tangado sepa disfrutarlos; porque yo casi tengo un accidente de tráfico por un puñado de papel con dibujitos horteras. Una de cal y otra de arena. Así es la vida. ¿Qué nos va a pasar mañana? Quién coño sabe.

Segunda Moraleja: “Nunca sabremos cuando el destino nos alcanza” (esta mucho más profunda que la primera eh!!!)

A todo esto… no puedo parar de pensar: “Pardillos del mundo, uniros y el futuro será vuestro”. Ja,ja,ja… la risa –no sé quién lo dijo- siempre es el mejor remedio. Inevitablemente está es la tercera moraleja… mucho más tradicional. Menos mal que Mariano y yo hemos sabido reirnos. Además así tenemos un futuro relato a lo Sherlock que imaginar.

Pd: Ah, y por supuesto espero que éste post genere putos comentarios, al menos de ánimo. Y por supuesto ver éste video que no tiene desperdicio. Y por útlimo -lo juro- un enlace a la gran frikipedia: http://www.frikipedia.es/friki/Pringao


8 comentarios:

Cecilia dijo...

¿Qué sería de la las aventuras sin obstáculos querido amigo? Además, no subestimes a los pardos, a vosotros os queda mucho para poder catalogaros como tal... Seguid en esta tónica que no vais nada mal :)

PD: "eso de hombre precavido vale por dos" y en este caso, dos hombres precavidos -que valdrían por cuatro- ¡ha dejado de tener sentido! "Western Union caca"

Calvanki dijo...

ja,ja... bueno, bueno, dejémoslo que por ahora tenemos que depardizarnos.

Anónimo dijo...

pues sí, habéis pecado de pardillos (o brownies, como me gusta decirles a mis amigos siempre q tengo oportunidad), pero no conozco a nadie q planee una aventura londinense y no le haya pasado nada. Acabais de reducir vuestras posibilidades de perder las maletas al llegar, ligar allí con un transexual o cualquiera de las penurias que un ser humano trae asignadas de serie. Ahora ya podéis ir más tranquilos, alta y orgullosa la cabeza, como un brownie machote.
P.D. Puede que os gusten los transexuales y haya metido la pata. Si es así me la pela.
Saludos,

Chili Palmer

Calvanki dijo...

Lo de los transenxuales es una opción, nunca se sabe. De hecho puede que hasta yo mismo me lo proponga,jajajaj.

Gracias por los ánimos, y como bien afirmas, nadie está libre de pecado y de cometer lerdeces, jajajaja.

Seguiremos investigando.

Un abrazo

la cabeza en la puerta dijo...

A la W.U.: sons of a biiiiiiiiiiitch!!!!

a vosotros: como diría Lando Calrissian "este trato resulta cada vez peor"... ¡pardillos!

a vosotros (otra vez): pero como diría Bishop "contáis con mi simpatía" y mi amor incondicional, ¡criaturita!

M. Bernal dijo...

Puto Chelsea, puto dinero.. pura vida!

Calvanki dijo...

Gracias a Coco y a la Cabeza en la puerta...

Coco tu lírica flipas... y Cabeza... yo seré Roy Baty.

monttse dijo...

Llego tardisimo para avisarte que la WU la usan SOLO los timadores.

Nunca hay que alquilar nada sin verlo y menos pagarlo.

Siento que hayas aprendido a base del batacazo, cuesta mucho ganar o ahorrar 800 pavos ... te lo dice una a la que le robaron "un poquito mas" mientras dormia en una ávión rumbo a Copenhaguen.

Bueno!.. y ahora me presento. Soy monttse, andaluza, voy para londres en mayo, tengo un blog con mis aventuras y buscando leer mas sobre Londres he dado contigo y me reí tanto con tu video del recruitment cafe nero .....

^_^

m.