jueves, 26 de mayo de 2011

Lo jodido que es conducir a tu elefante.



Yo le dije a Andy que había libros a los que había que darles una segunda oportunidad. Todo vino porque me comentó que no le había gustado "El viejo y el mar" de Hemingway. Yo el libro lo leí, no sé, con catorce o quince años y no me dijo mucho. Pero justo antes de venirme a London, el Coco me lo regaló en versión original y lo leí con mucho esfuerzo ya que mi inglés de por aquella no era para tirar cohetes. Iniciando la aventura de sobrevivir en un país extraño, con una lengua apenas conocida y con todas las expectativas y miedos en la mochila, aquella historia de un viejo defenestrado que se hace a la mar para pescar el pez más grande jamás pescado me pareció una pintoresca metáfora de mi propio viaje, y claro me "dijo" mucho. Yo le expliqué esto a Andy, como prueba feaciente de que a algunos libros hay que darles una segunda oportunidad; pero claro, no quedó muy convencido.

Pero como soy un cabezota pues le regalé un libro, otro que cuando lo leí por primera vez me pareció un rollo macabeo y que años después se convirtió en uno de mis libros de cabecera: "El libro del desasosiego" de Pessoa. Compré su versión Inglesa, le puse una dedicatoria y se lo mandé por correo.

Andy todavía no se lo ha leído.

Pero entró en el juego regalándome a su vez ese que tenéis arriba en la foto. "The happiness Hypothesis" de J. Haidt. Un libro que me dijo "cambiaría mi vida"

Álvaro se lo acaba de terminar.

Y en la dedicatoria Andy me retaba misteriosamente a aprender a conducir mi "elefante". Y yo prolongo el misterio al animaros a que aprendáis a controlar a vuestro elefante, una vez que hayáis dado con el libro, lo leáis y sepáis de que carajo estamos hablando Andy y yo.

Es un libro sencillo, de lectura amena y bastante divertido. Pero es un libro, no magia, así que al leerlo no encontrarás la felicidad; no obstante te puede pasar como a mí, que te conteste a algunas interrogantes y le de forma a algunos intuiciones que todavía barruntados no habían alcanzado el grado mismo de pensamientos. Ojo al capítulo dedicado al amor, a mi me ha ayudado a comprender de una forma mucho más precisa el revoltijo emocional en el que me estado hallando en los últimos años.

¿Ha cambiado mi vida?

Estoy escribiendo en el blog, fumando, llueve, acabo de comer un bocadillo y un bol de brutas y estoy esperando a que vengan posibles inquilinos a ver la habitación que queda libre. No, no ha cambiado, pero quizás ahora la entienda un poco mejor.

Y como dijo Aristóteles: en el medio está la virtud.

Andy gave to me that book: The Happiness Hypothesis. It was cool read it. It taught me a lot of things and my way to think about so many things has already changed. I think I didn´t reach the happiness reading it, but at least now I guess that I´m able to understand a bit better my own life. Read it, and try to drive your elephant!!!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¡aleluyaaaaaa!
¡al fin escribes!!!!!.
Yo quiero leer ese libro, lo buscaré , pero en castellano.
un besote,

928lauri dijo...

Bienaventurados sean los paquetes de café que llegan desde Helsinki y los libros a los que hay que darles una segunda oportunidad, que hacen que te veamos de nuevo en el blog un poquito la "nariz", jodio..... echaré un vistazo a ese libro todo sea que ordene mi revoltijo emcional de los últimos años también jejeejej....PROMETE.

Manuel dijo...

Como te gusta hacerte de rogar, crear expectativas, que te pidamos que vuelvas... Por cierto, hablando de expectativas... ¿Y aquel corto que estaba en el montaje? ¿sale o no sale?
joé con el cineasta!!

Anónimo dijo...

El Viejo y el Mar...literatura en estado puro!

tusister dijo...

joder¡¡¡¡no soy yo la unica que te extraña¡¡¡¡¡¡¡ me encanto leerte de nuevo...aunque me supo a poco¡¡¡ no nos dejes más¡¡¡¡
leere el libro¡¡ en castellano por supuesto¡¡¡ un besazo fuerte y haber si te veo prontitooooooooo¡¡¡¡¡