miércoles, 21 de noviembre de 2012

Tareas Solidarias.


De vez en cuando hay que ser solidario, sobretodo si a uno le duele la boca, las muelas, la lengua y hasta la saliva de proclamar a los cuatro vientos que por muy mal que estemos, que a pesar de esta crisis crónica que como la tos en invierno no parece que vaya a dejarnos, que a pesar de todos los dramas, en general, aún estamos mucho, mucho, mucho mejor que en otras geografías.

Y es que cuando nos da por comparar siempre miramos hacia arriba y nunca hacia abajo. Siempre pensamos en aquellos que tienen más para quejarnos de lo poco que tenemos. Yo siempre creí que eso fue un gran error.

Y de vez en cuando algunos se arman de coraje, se arman con su tiempo y se dedican a hacer que este mundo sea un poco mejor y por mejor entiendo más justo, más igualado, más respirable. Y esos que con su coraje y tiempo montan tinglados como "Tareas Solidarias" son a los que deberíamos dirigir nuestra admiración.

Luego están los que se rascan el bolsillo, porque ni tienen el coraje o son tan egoístas que no quieren compartir su tiempo. Ahí entro yo. Por eso me he metido en su web, por eso les escribo esta entrada y por eso les he hecho un donativo, porque les admiro y porque no tengo los huevos de ser como ellos.

Y luego están los que ni se arman de coraje, ni comparten su tiempo, ni los que se rascan el bolsillo, y que a la postre, apuesto, son a los que más se le llena la boca quejándose de lo mal que su vida les trata y lo injusto que es el mundo con ellos.

¿Cuál de ellos eres tú?

Para los que no son esa última clase de persona o quieren dejar de serlo en su web tenéis varias formas de colaborar: con coraje, con tiempo o con dinero.



3 comentarios:

el perro dijo...

gracias por las palabras. que con ellas o con acciones sigamos siendo mosca cojonera. un abrazo, amigo.

la cabeza en la puerta dijo...

Qué bonito, las lágrimas saltás las tengo... yo también quiero participar de esta forma de racismo de bajo perfil transformado en colonialismo paternalista: blanco bondadoso y cliente de H&M ayuda a morito tontorrón y harapiento a hacer lo que blanco bondadoso y cliente de H&M entiende qué es lo mejor sin importarle un pimiento que el morito tontorrón y harapiento tiene otras raíces culturales y religiosas y a lo mejor, mecachis, ve el mundo de otra forma, pero esa no es la forma correcta de ver el mundo, hombre, y por eso tenemos que llevarles por el buen camino porque son tontitos y no saben cómo hacer las cosas y convertirse en moritos bondadosos clientes de H&M...
Yo a mí me parece que la mejor forma de ayudar a esta gente es enseñarles a usar condón, joder.

Calvanki dijo...

Pero es que en el H&M no venden condones!!!!