domingo, 26 de mayo de 2013

Historias de Londres


“Historias de Londres” es uno de esos libros, de los pocos, que les guardas apega como objeto. Es por eso que su legítimo dueño ha tenido que esbozar un astuto plan para que no me cupiera más vergüenza, para que de una vez por todas venciera mi trasnochado fetichismo y no me fuera posible no devolvérselo. Por eso que me prepongo leérselo a mi hijo.

Entre las crónicas que Enric Gonzalez, como corresponsal, mandaba desde Londres se fueron colando su vida y un creciente enamoramiento por la ciudad que le acogía. Los supo plasmar con un estilo cálido en las que las palabras te envuelven como el calor de la chimenea de una de esas casas victorianas de Holland Park te protegían contra el invierno, en un tiempo de chisteras, chelines, y coches a caballos.

Londres se derrama en la prosa de Gonzalez, y en su prosa Londres rebosa.

Mariano, mi amigo, en las orillas del viaje que íbamos a emprender a la antaño capital de un Imperio, se compró el libro, y ambos lo leímos. Los dados nos colocaron en el West, donde las hordas de inmigrantes polacos establecieron sus destinos, el barrio cuyo nombre había tomado una productora cinematográfica que le había dado perlas a la historia de la comedia más de cincuenta años atrás, “The man in the white suit”, “the ladykillers” “The Golden cage” pueden alegraros cualquier tarde de domingo... aquello era Ealing y la calle Lothair.

Varias mudanzas, aventuras, chaparrones, y muchas tazas de Earl Grey después, Mariano se marchó de Hammersmith, de la casa del 10 de Mylne Close, con sus cajas, su maleta, y sin su libro. Enric González y sus historias se quedaron atrás, conmigo.

En la vida siempre hay días de inventarios, en los que pasas lista, y te das cuenta de lo que te falta, de lo que ya perdiste y de lo que puedes recuperar. Mariano pensó que “Historias de Londres” era recuperable y en ese empeño se puso desde el primer minuto. Yo le di largas, excusas, bostezaba y cambiaba de tema, hacía como que no oía, le invitaba a una cerveza, miraba a la calle a la chica que pasaba en bicicleta con el rostro de Ophelia de Millais, incluso intenté sembrar la duda del título de propietario y casi que me creí yo mismo mis ficciones. Pero no, fue el quién pago, en la Casa del Libro de la calle Velazquez, Sevilla, cinco años atrás, ¿o fue en la Fnac? No lo recuerdo, pero él lo pago, esa es la verdad.

Resolví no devolvérselo. Lo reconozco. Así sin más. Hasta con cierto punto de chulería, la chulería que te da saber que no tienes la razón. Pero si era cierto que él había sido quién había desembolsado los dieciséis euros que en la contraportada, arriba del código de barras, se mostraban como precio; no era menos verdad que había sido yo quién lo había mantenido a buen recaudo en los últimos tres años. Y peor aún, yo jamás me lo hubiera dejado atrás olvidado. Lo sentía tan mío como él suyo. Y sé que él lo sabía. Si yo tengo mis manías con mis libros Mariano está preso de su propio catálogo de rarezas con los suyos, nadie mejor que él para entenderme.

Ese libro se iba a quedar conmigo...

...pero el muy cabrón dio con la manera. Viejo zorro.



Abrí el sobre y allí lo tenía entre mis manos. Otra edición, otro libro, las mismas historias. Si hubiera tenido entonces una de esas chisteras, habría cogido un puñado de chelines, tomado un coche de caballos, llegado hasta su puerta y me habría “quitado el sombrero”. Ya no son esos tiempos. Así que ya sin excusas, embrujado por su audacia, simplemente se lo dejé el otro día en su casa, encima del brazo del sofá de piel negro, mientras me bebía uno de sus gazpachos.

Y ahora se lo voy a leer a mi hijo, al que está creciendo ahí dentro en la barriga de su madre. Obedece a un doble motivo. Les tengo tanto aprecio a las historias de Enric que no puedo evitar hacer de su libro un objeto importante, algo que no me quiero olvidar cuando mueva maletas, o que me de igual si extravío, se quema o roban. Así que cada noche pasaré un par de páginas de este ejemplar que Mariano me ha regalado para recuperar el suyo, le leeré en voz alta, porque parece ser que el bebé escucha, que le relaja; para que Lobo, que es como ahora le llamo, se vaya enterando gracias a las entrañables anécdotas, a los efímeros instantes de vida cotidiana, a las pequeñas historias tejidas en los márgenes de la Historia con mayúsculas que Enric supo plasmar magistralmente en sus letras, de lo jodidamente importante que fue esta ciudad en la vida de su padre.

Yo amo Londres. Y si todo sale bien mi hijo nacerá Londinense.  


5 comentarios:

Anna dijo...

Me encanta ese libro :)

Oye!! Felicidades y que todo salga bien :) (ahora es cuando lo he entendido mal y quedo fatal ...)

Mariano Cruz dijo...

Si no recuerdo mal, fue en la FNAC de Constitución donde lo compré ese día. El caso es que me fui de Hammarsmith sabiendo también que lo dejaba atrás. La pena es que no encontré la misma edición, pero ahora que sé que se lo estás leyendo al lobezno, seguro que algún día te lo regalo de verdad :)

También recuerdo que en la casa de Ealing todos leímos ese libro nos impactó.

Manuel dijo...

Que cabroncete, contar eso así, como quien no quiere la cosa.
¿Que Londres te cambió la vida?
JA

Laura Bermejo dijo...

No conocía este libro, pero me lo apunto!! Tiene muy buena pinta... Yo también soy una enamorada de Londres y vuelvo siempre que puedo . Me ha dado mucha envidia tu foto en el Face en Primrose Hill. Estuve cuatro meses viviendo muy cerca de allí... qué morriña! Besos y enhorabuena por ese futuro nacimiento...

meritxell dijo...

Hace una semana andaba buscando algún libro para entretenerme. Estaba en la biblioteca de letras de la UNAM y no es tarea fácil deambular por esos pasillos sin un título en la mente.
Repasaba los lomos esperando que alguno me hiciera ojitos cuando un gusanillo lector reclamó mi atención. El libro que resguardaba en su portada era "Historias de Londres", el mismo que hizo pasar las horas de aquella tarde con una velocidad espasmosa, el mismo que ahora me permite esbozar una sonrisa mientras leo tu post y un "oh! Congratulations!".
Besotes y achuchones para la madre, el lobezno y usted mismo.
PD: Congratulations también por el carné de conducir.