domingo, 19 de enero de 2014

Por qué España va mal.


Es un título grandilocuente éste.



España va mal porque yo no me esperé a decirle al dueño de un coche azul, y a la media docena de vehículos que estaban mal aparcados en el parking gratuito del HiperDino -un supermercado de Tías, Lanzarote, Islas Canarias- que así por la vida no se puede ir. Que no puede llegar con tu carro y decir ahí lo aparco y el que llegue después que se joda, que aparca fuera y que le den por culo.

Que la desfachatez, la mezquindad, la falta de respeto, la ausencia de civismo y la estulticia es lo que nos convierte en un país estéril y sin esperanzas.

Pero lo que de verdad nos está hundiendo es el silencio, el mutismo, el mirar hacia otro lado, la estrategia de evitar el problema en vez de encararlo, y sobretodo un ejercicio titánico de autocrítica y de perdón.

Quizás este del coche azul tenía una coartada, me puedo imaginar media docena de ellas para justificar plausiblemente un aparcamiento así, perezoso, a la primera, con prisas y urgencia. La hipótesis de la excepción... pero cuando es medio parking el que alberga coches aparcados así a la ligera, la hipótesis de la excepción se convierte en la constatación de la podredumbre.

Porque quizás mañana yo diga, que carajo, me voy a comer la cabeza para meter mi carro entre las líneas, si nadie lo hace, no voy a ser yo el único tonto que gaste goma. Ese día estaré vencido, y habré entrado en el lado oscuro de la fuerza.

Siempre he estado preocupado por evitar que ese lado oscuro me atrapase. Pero es que eso ya no es suficiente. No lo es.

Ahora hay que enfrentarlo.

Hay que decir basta. Pero dejemos ya de mirar a los políticos, al Rajoy, al Zapatero y a la madre que los parió. Mirémonos al espejo y preguntemos al reflejo quiénes somos y cual es el puto motivo de nuestra existencia.

Es hora de ponerle la cara colorada a nuestros vecinos... empezando por nosotros mismos. Porque si no comenzamos ya a hacerlo esto se va a acabar convirtiendo en un asqueroso "sálvese quién pueda" y el monstruo del Leviatán se cernirá sobre nuestras cabezas.

Yo voy a preparar unos papelitos... media docena, para dejárselos en el limpiaparabrisas, con algo escrito:

¿Se ha preguntado alguna vez usted que gana con su falta de civismo?


11 comentarios:

Anónimo dijo...

Tengo conocidos que aparcan así. El único motivo es que no le dejen las marcas de las puertas los conductores de los coches vecinos.
Mi anterior coche estaba completamente marcado con bollos, raspones y demás regalitos que me habían ido dejando los demás. Y eso, cansa. Cambie el parachoques por otro nuevo. Recién sacado del taller fui a enseñárselo a mis padres. En los 10 minutos que pasaron desde que aparqué, fui al portal, llamé, bajaron y fuimos al coche, le había dado tiempo a un subnormal a dejarme un rayón en mi flamante parachoques nuevo.
Me parece estupendo que dejes papelitos en los parabrisas. ¿Harás lo mismo con la gente que aparca de oído o abre su puerta hasta que haga tope con el coche de al lado? Ya, me lo imaginaba.

Anónimo dijo...

Estoy con anónimo (1). España va mal porque la gente abre las puertas de sus coches con ímpetu, hasta hacer tope con el coche de al lado... con el agravante de que si un día pillas a uno e intentas hacer un parte de accidente puedes acabar a bofetadas, puesto argumentan que 'eso no es nada', que también les pasa a ellos, que la vida es dura, ...

Anónimo dijo...

Anónimo anterior. No has entendido nada. La forma de aparcar era solo un ejemplo para exponer una idea, y no el fondo de la cuestión en si mismo.

Anónimo dijo...

Soy anónimo 1. Ya sé que lo del aparcamiento es una forma de ir de lo particular a lo general.
Hay mucha gente que tiene un comportamiento incívico porque la experiencia le dice que con ese comportamiento se va a librar de situaciones desfavorables por lo incívico del resto de personas. Es preventivo.

Anónimo dijo...

Básicamente es un "sé que la sociedad me va a joder de una u otra forma, voy minimizar ese riesgo aunque tenga que saltarme algunas normas".

laiatorinlondon dijo...

Buenísimo articulo, estoy completamente de acuerdo con todo lo dicho, y los previos comentarios "anónimos" han sido un claro ejemplo, de algo que me gustaría añadir a tu teoría:

-Es la ley del colegio, del tu me escupes y yo te tiro arena.

Del me protejo de las maldades que no sé si los demás me van a hacer. Y del te la devuelvo doblada porqué "conmigo nadie juega".

Saludos desde London!

jplaza3 dijo...

También se puede aparcar siempre bien.Sin más.

Calvanki dijo...

A mis anónimos, exceptuando al anónimo tercero claro. Imaginad que en vez de no encontrar aparcamiento en el parking, me hubiera encontrado mi coche abollado por otro comportamiento incivico de otro conductor. Hubiera escrito en mismo artículo y las conclusiones hubieran sido las mismas. Sobra decir que si algún día por un descuido -porque obvio que nunca lo haría adrede- bollo la puerta de un conductor, el comportamiento adecuado sería dejarle una nota con tu teléfono para arreglar los papeles del seguro y o responsabilizarte de mi falta- Si ese día llega y no dejo ese papelito me sentiré muy defraudado conmigo mismo. Y si algún día me defraudo a mi mismo ojalá haya un tipo cerca que me pille y me ponga la cara colorada.

Un saludo a los anónimos y gracias por condimentar el post con vuestros comentarios.

Laiator, gracias por ahondar en el argumento y un saludo desde las canarias :)

Calvanki dijo...

Jplaza... aparcar bien sin más y cerca de una columna para minimizar el riesgo de que te golpen y rayen, jeje

Calvanki dijo...

Jplaza... aparcar bien sin más y cerca de una columna para minimizar el riesgo de que te golpen y rayen, jeje

Juan dijo...

Habrá que empezar entonces por no hacer tope con la puerta antes que aparcar mal para que no te dejen un rayón, no? Ese si es el problema de nuestra sociedad, que ante problemas incivismo, lo solucionamos con menos civismo. Es un claro ejemplo de la mentalidad mediterránea o latina, esto en el norte de Europa es raro que ocurra...