martes, 27 de octubre de 2009

Coincidencias y la duda de por qué el chocolate nunca llegó



Hace algún tiempo recibí uno de los mejores regalos que nunca me hicieron. Por qué fue de los mejores... por que fue una sorpresa, porque fue original, porque hubo una inesperada coincidencia y sobretodo por la fuente regaladora: mi gran amiga Silvia.

Resulta que esta señorita me mandó un email donde me relataba los planes que tenía por vacaciones: Que si iba a ir a Santiago de Compostela, que si a Finisterre, que si a Coruña que si luego a Barcelona, que si luego a su pueblo, Muga, donde tantos San Roques disfruté y al que he de retornar algún verano de estos (saludos a los mugueños o mugenses que ahora no caigo en el gentilicio) y por fin un garbeo por Zahara de los Atunes pa desconectá (no sé si del trabajo o de tanto dispendio)

A parte de llamarla japuta, por un escozor de envida bien intencionada, tras su regreso me puse pesaico con el tema de que me contase como se lo había pasado. La reclamaba una sinopsis de las vacaciones, se la reclamé via facebook, mensaje de movil, email, rogando con mis pensamientos a esa fuerza todopoderosa que algunos llaman Alá, otros Dios, otros Yavhé, otros providencia, etc, etc, etc... y la sinopsis nunca llegaba.

El silencio era la única respuesta.

Antes, justo antes, de enviarla un mail donde la iba a llamar japuta de verdad encontré un sobre acolchado en el salón de casa y depositados dentro un puñado de postales, con la reclamada sinopsis, por capítulos y con imágenes.

De cada lugar, una postal, una experiencia, un latido de verdad... y encima con intervenciones inesperadas, como la de Fran, uno de los pocos que me dice las verdades.

Genial, simplemente genial.

Ahora entendía su silencio, hacía la cobertura a los servicios postales para que éstos de "una puta vez ya" me hicieran llegar el susodicho sobre. Luego me confesó que de tan pesaico que me puse estuvo a punto y tentada de contármelo todo, pero aguantó como una campeona a mis envites tocahuevos.

Pero ahí no quedó la sorpresa ya que además había un libro, un libro comprado allá por Marzo, en las postrimerías de mi cumpleaños y he de decir que ha sido el regalo natalicio más estirado en el tiempo que he recibido. Ahí lo tenéis en la foto.

"Sabor a chocolate"

Lo recomiendo. Aunque también con el libro te regalaban una tableta de chocolate, pero esa no sé por qué nunca llegó a Londres (Silvia, eres una glotona :)

Está en la linea de "Seda" de Barrico.

Me lo leí de tirón, porque es de lectura suave y sencilla, en el trayecto que va desde el trabajo a mi casa, de vuelta.

Y cuando lo terminé y me fijé en el nombre del autor un picor se adueño de mi memoria. Ese nombre me sonaba, me sonaba a lo bestia y la luz se hizo.

E ahí la coincidencia.

El autor, Jose Carlos Carmona, es un profe que tuve en 5 de carrera, el cual me daba Teoría y estética de la Música, el cual impartía un curso de creación literaria, curso que cursé y por el cual me regresaron las ganas de escribir, curso por el cual me enteré de un master de guión que luego realicé y así fundamos S2B y fueron aquellos maravillosos años de creación guionística, de proyectos dispares e ilusión incandescente, fueron los tiempos de Perú N5, así conocí a Manuel, May y Carmen... grandes amigos, a los que por otra parte les debo un correo ya que estando en Sevilla no contacté con ellos...

Uff... curioso los recuerdos que la sola mención de un nombre olvidado pueden accionar. Y para más curiosidad el día de la matriculación de 5... en la cola, justo cambié una asignatura, no recuerdo cual, por esa de Teoría y Estética de la Música, que al elegirla tanto determinó mi destino. El motivo del cambio me queda algo nebuloso, no sé, alguien me dijo algo en ese momento, me dí cuenta que así me cuadraban mejor los créditos... no sé... lo que si sé es que ahora mismo me estoy viendo ayudado del poyete enfrente de secretaría cambiando las "cruces".

Por supuesto de toda esta historia Silvia no tenía la menor idea. Fue casualidad que eligiese ese libro para regalarme cuyo autor tan conocido me era.

Y cosas del destino, nunca se sabe, o siempre se sabe en pasado, pero cuando contemplas los momentos decisivos de tu vida resulta que jamás, al vivirlos, pensaste que lo fueran.

Así que Silvia, amiga... no me queda otra cosa que decirte.

Muchas gracias.

Pero eso no es óbice para que reclame, quiera y desee MI TABLETA DE CHOCOLATE!!!!

(nunca me he parecido tanto a Sloth de los Goonies)

My friends Silvia told me long time ago about her holyday´s plans. When she came back I wanted to know about her travels but she never answered me. I told her: I wanna your holydays´s sinopsis... I want to know... and I just got the silence from her. But one day I realized her. She had sent me a letter and inside I could find postcards and one present for my birthday (it was on March, but anyway, it was my present for that). For every place where she was, she sent me a postcard telling me her experience and feelings. It was so great. And then when I read the book I saw something so special for me... "I know this name", "I know the writer"... I was telling myself... yeahhh!!! I definitely knew the writer, just remembered... he was my teacher in college and thanks to that guy and to study his subjet today I want to be a writer. In short, study that subjet was a turning point in my life. What a coincidence



13 comentarios:

Marta Comesaña dijo...

Silvia, intentaré explicarte cómo de cuánto me ha gustado el regalo: qué envidia más asquerosa me corroe de que no se me haya ocurrido a mi nunca hacer un regalo así!!!!! qué corajeee!!
Creo que es la mejor forma para que puedas medir el grado de gusto que he tenido, no?? Cómo estas sensaciones, por interné, no son contables, ya sabes, 1,2,...

Un besazo guapa!

Y a ti, petardo, que menuda suerte de amiga que tienes, impaciente!

Un besazo guapo!

Calvanki dijo...

Suerte, inmensa, tengo de teneros a las dos!!!!

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias Marta!!! El regalo se extendió en el tiempo pero llegó, que es lo importante.

Y muchas gracias a ti Alvarito!!! Si es que me haces llorar con estas cosas...y yo solo pensaba que era un libro bonito, y lo que has sacado de él!!

Sobre el chocolate, es que era septiembre, para que mandarte chocolate derretido?? pero lo disfrute pensando en ti.

Ah!!, y si, tienes suerte de tenernos a las dos, jaja!!

Muchos besotes a los dos!!

P.D. Te debo otra postal, la enviaré un día de estos...

Silvia.

Gema dijo...

Pues sí que ha sido bonito, y yo que ando hoy sensiblona...

Marta Comesaña dijo...

Gema!! deja ya de restaurar el archivo!! aún no has formateado??

Anónimo dijo...

el programa es el domingo a las ocho, ¡a ver si leemos bien, ome!

Gema dijo...

Jajajaaj!! Creo que voy a optar por comerme una tableta de chocolate, a ver si con la feniletilamina me cambia el ánimo...


Pdt,

Gema dijo...

La posdata se me ha olvidao...jaja!
Marta lo mismo esta noche formateo...jajaajaja!! Me parto!!!
Mira...y aun no me he comido el chocolate...
Me ha entrao el pavo sola...

Calvanki dijo...

formateos y más formateos,jajajaj.

Me encanta que mi blog sea un apéndice de vuestros facebookjajajajajaj.

Os queiro nenas.

Javi, a tí también, ome

Anónimo dijo...

Que lo mismo todavía me queda chocolate de aquella tableta que no llegó a Londres..., que si eso hacemos una chocolatada!!

Besos a todos!

Silvia

Anónimo dijo...

ome, si me quEIres yo tAMién te quEIro, quEIrámonos todos en un acto de baba quiriente, ea

Calvanki dijo...

a partir de ahora, como te quiero, voy a leer muy aténtamente tu blog, vamos, con lupa

:P

monttse dijo...

Es la entrada que mas me ha gustado desde que te leo.. ^_^

Quitando la del café Nero ..ya sabes :)

Felicidades por ese reencuentro y esa amiga tan estupenda que tienes.