martes, 4 de octubre de 2011

El tango es para los que se levantan temprano.

Vas andando por la calle y de repente te encuentras a dos bailando el tango, ahí donde tienen que ser uno. He de decir que sin haber ido nunca a un espectáculo de danza, la danza es de los espectáculos que más me fascinan. Tendré que ponerle remedio.

Y eso me lleva a pensar el montón de cosas que dejamos de hacer por el simple hecho de que es más cómodo no hacerlas.

Mañana iba a madrugar para hacer cosas pero ya es muy tarde, así que no madrugaré, ni aprenderé a bailar tango, y dejaré de hacer muchas cosas que me gustaría hacer y que sólo un billete de la once premiado conseguirían.

Así son las cosas, para todos.

No obstante estoy poniendo el alquitrán para allanar un camino que quiero que me conduzca a algo. Y por supuesto no es bailar, que para eso ya me di cuenta que no valgo.

Y como siempre el mismo hijoputa es el que tendrá la respuesta. Iba a decir que el hijoputa era el "tiempo", pero acabo de cambiar de opinión, y ese hijoputa soy yo.

Creo que en realidad no tenía muy claro sobre qué escribir.

Disfrutar el video.


1 comentario:

928lauri dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.