sábado, 19 de enero de 2013

Mi amiga, Natalia.


Estoy aquí bebiendo vodka, Zubrowka, vodka polaco, de una pequeña botella. Sabe rico. Y lo estoy bebiendo, lo bebo hoy, porque estoy cumpliendo con una especie de trato. Un trato improvisado, porque no lo he podido cumplir como quedó acordado, pero al fin y al cabo un trato, el que hice con la única chica a la que he regalado bragas.

Natalia Kochan Rodriguez, a la única chica a la que he regalado bragas, me contó un día por email el mal rato que había pasado porque no tenía ropa interior que ponerse. Algo de que una amiga cuya hermana estaba de visita en Polonia porque vivía en Londres y que habían estado toda la noche de despedida o algo así, y que claro el día siguiente con la resaca y todo el jaleo se había olvidado de llevarle bragas. Así que Natalia se encerró en el baño y lloró, lloró porque y cito "que putada no tener ni putas bragas para ponerme al culo, sabes!!" La gramática de la cita no es perfecta porque Natalia tenía buen español pero no era exquisito. Luego el problema de las bragas se solucionó, porque el padre cogió un tren en medio de una tormenta, tal y como ella relata, y se las llevó, las bragas y un puñado de Mcnuggets del MacDonals. Y es que los Mcnuggets eran palabras mayores, sobretodo si los untaba en salsa teriyaki, que solía birlar en la cocina de cuando trabajaba en Itsu, el restaurante donde ambos currabámos y en el que nos conocimos. Natalia siguió contándome, que ya con bragas, luego se había pegado otra pechá de llorar con la escena final de Dirty Dancing, saciada con los Mcnuggets y riéndose de ella misma.

Al poco tiempo de ese email Natalia me pidió un favor, que a ver si le podía mandar algunos souvenirs de Londres para regalar, que la pillaba un poco lejos y que si no me importaba hacerme cargo de ello. Y así lo hice,  una tarde, en uno de los descansos del trabajo me di una vuelta por las típicas tiendas de souvenirs que atestan Notting Hill, y entre magnetos para el frigorífico, llaveros, calcetines, abrecorchos, y pins conseguí llenar un paquete. En la segunda tienda en la que entré, la que está justa pegada a la pizzería y al Starbucks, las vi, allí estaban colgadas, era una señal y sin dudarlo las cogí, sonreí y las compré.

Unas bragas con el mapa del metro de Londres.

Y allí que fueron las bragas a Polonia, junto a los souvenirs, en el paquete que mi amiga me había encargado.

Luego ambos nos reímos de aquello. Y qué queréis que os diga, yo es de pensarlo, imaginarme a mi amiga calva, con las bragas de Londres y leyenda revistas de política polaca, o viendo Dirty Dancing y saltando sobre la cama y me asalta una sonrisa.

Cómo somos a veces las personas, la tía, luchando contra una leucemia, en el hospital internada, con doscientos problemas y todo lo que le preocupaba era tener suficientes bragas limpias.

Mi amiga era una tia valiente, tenía su carácter y a veces le costaba entender a la gente, vamos que cuando quería bien hijaputa que era. También era cabal, sensata, aguda, inteligente, y sobretodo alegre. Siempre con aquella sonrisa.

Natalia fue un día a Polonia a enterarse que su madre se estaba muriendo y cuando regresó a ver cómo manejaba la cosa se enteró que ella misma padecía leucemia. Y con la leucemia se ha pasado el último año y medio, y en ese tiempo su madre murió como también murió su perro.

Y a mi amiga nunca se le borró la sonrisa. Allí estaba siempre con ella, en las fotos, en el skipe. Es increíble como algunos saben tomarse la vida. Una desgracia tras otra y ella las mandaba al quinto pepino con sus ganas de vivir.

Me toca otro chupito de Zubrowka, brindando por ella, porque nos dijimos cuando el Carlitos me trajo la botella de su parte (Carlitos Rodriguez Kochan, su novio, mi héroe) que nos la beberíamos juntos cuando estuviera de vuelta en su querida Londres, curada y con más ganas de juerga.

No ha podido ser, Natalia murió esta mañana, sobre las 6:00.

Como siempre en estos casos se han quedado muchas conversaciones pendientes, mucha historias que ya no viviremos, muchos sueños que ya no se van a cumplir y siempre se me quedará la espina de no haber volado hasta Katowice para darle un fuerte abrazo, qué os voy a decir. Eso si, de lo que estoy seguro, de lo que no me cabe la menor duda, es de que mi amiga, Natalia, otra cosa no, pero morir, murió con las bragas bien puestas.




Un beso niña, allá donde estés.

8 comentarios:

Mario dijo...

Hace mucho que no te escribo por aquí, y ahora que lo hago tengo lágrimas en los ojos. Precioso homenaje para Natalia, apenas la conocí pero la noticia de su muerte me ha tocado más de lo que imaginaba. Creo que se me ha activado ese miedo a recibir una noticia igual, en un mensaje en Facebook, o en un mail, o a través de Whatsapp. Sé que es ley de vida, pero a veces esa ley se cumple demasiado pronto, como en el caso de Natalia, y siempre, siempre te deja un vacío en el corazón.

Abrazos y ánimos desde Tooting

Mario

Silvia dijo...

Sin palabras. Mucho ánimo, y me beberé un vodka a su salud, aunque no la conociera.
Un beso

928lauri dijo...

un fuerte abrazo

Ainara dijo...

Una forma muy bonita de decir adiós a tu amiga!

Me has emocionado mucho...

Y si, gente como ella es admirable!

Te mando un abrazo y muchos animos!

Gustavo dijo...

Sin dudas un hermoso homenaje a Natalia.
Hoy 23 de enero de 2013 me enteré que Nati no está más entre nosotros.
La conocí en Dublín allá por el 2006 bailando en Fitzimon´s.
No compartimos mucho tiempo juntos pero ya me alcanzó para darme cuenta de la persona que era. La chica más alegre que he conocido.

Da mucha rabia saber que se haya ido tan pronto... por un capricho de la puta naturaleza o de no se quien o qué???

Al igual que tu, me echaré un vodka en su recuerdo.
Hasta siempre Nati,seguirás viviendo siempre en nuestro corazón, ahora descansa en Paz!
Gus

Anónimo dijo...

Un abrazo Álvaro, tu maravillosa amiga seguro descansa en paz y orgullosa de tener amigos como tú.

Neli (sobrina de Mariano)

Camilo dijo...

Que extraño es el mundo, hay veces que las cosas no tiene respuesta...

A Natalia la conocí en Dublin, trabajando en el Bagel factory de Lesson street , siempre con una sonrisa y una energía positiva increíble.

Recuerdo que me pedía que le hable en español, bien despacio, así ella lo entendía y practicaba.

Nati donde sea que estés, estoy seguro que te estas divirtiendo!!

Camilo

ali khan dijo...

Too good, recently there are few more to this article, in the heart feel very happy and the content to life, and very detailed explained the reason, in the life gives me such a big help, I very thank the authors share, I will continue to focus on, looking forward to a better. cab w2 | mirza maqbool | Maqbool mirza